Satisfacción de farmaceúticos locales por la Ley que regula la venta de medicamentos

Los integrantes de la Filial Avellaneda del Colegio de Farmaceúticos provincial celebraron la sanción de la norma nacional que prohibe la venta de remedios fuera de las farmacias. «Es un beneficio para la población», aseguraron.

La Filial Avellaneda del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires expresó su satisfacción por la sanción de una ley nacional que prohíbe la venta de medicamentos fuera de las farmacias.

“La ley consiste fundamentalmente en que los medicamentos sean vendidos solamente por farmacias, no como está ocurriendo ahora que se venden en quioscos, en mercados y en cualquier otro lugar que no es el indicado”, indicó Daniel Villegas, presidente de la entidad.

“Esta ley engloba a todo tipo de medicamentos, tanto a los que se venden bajo receta como los de venta libre -agregó- y obviamente esto trae un beneficio a la población porque tiene que ver con la seguridad que el medicamento exige, desde el proceso de producción, hasta la distribución y el expendio”.

De ahora en más, tanto la filial de Avellaneda como sus pares de otras regiones pondrán especial énfasis en la concientización de la población, tarea para lo cual ya tienen pensado algunas estrategias.

“Nosotros tenemos algunas ideas como hacer llegar a todas las casas, junto a las Tasas Municipales, la información al respecto. No solo contarle que se aprobó la Ley, sino explicarles que es en beneficio de su salud y que los farmacéuticos estamos a su disposición para evacuar cualquier duda que tengan con respecto al uso del medicamento”, aseguró Villegas.

Años de lucha

Que los medicamentos se expendan solo en las farmacias es una larga lucha del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, porque la región ya tiene una ley similar desde hace doce años, pero que jamás se cumplió.

“Lo que se acaba de aprobar es una Ley Nacional, pero en la Provincia de Buenos Aires esta Ley existe desde 1987, pero no se aplica. En la teoría estaba bien definido, pero en la práctica faltaba aplicarla y controlar”, remarcó Villegas.

Con el auge de los hechos que fueron ocurriendo, y que son de público conocimiento, se le dio un nuevo impulso y un alcance nacional, para evitar el crecimiento de un mercado “negro” de medicamentos

“La ley nacional 17565 dictada por Onganía decía que los medicamentos se vendían solamente en las farmacias, pero en 1991 el Decreto 2284 de Cavallo desreguló su venta y luego ese decreto después se hizo Ley”, comentó Juan Crovetto, vocal de la institución.

“Pero la ley provincial 10.606 es del año ’87 y desde esa época no se debería vender medicamentos en cualquier lado -continuó explicando Crovetto- porque la provincia de Buenos Aires no adhirió al Decreto de Cavallo”.

Ahora, con esta Ley Nacional y los hechos que son de público conocimiento, las distintas filiales del Colegio de Farmacéuticos tienen la esperanza de que se refuercen los controles y la ley provincial pase a tener protagonismo, porque está escrita pero no se cumple.

“Esta lucha nos llevó un proceso de mucho tiempo, inclusive por las resistencias que se tuvieron porque hay mucho dinero en juego”, remarcó Villegas.

“Hace un tiempo -explicaron las autoridades de la Filial- hubo laboratorios que hicieron fuerza para que cada vez haya mayor cantidad de medicamentos que fueran de expendio libre, sin tener en cuenta que hay varios que tienen un riesgo importante para la salud”.

“Hasta una aspirina puede tener una consecuencia grave para una persona si no sabe como administrarla, puede provocar úlcera. Ese tipo de información el paciente no la tiene en ningún lugar que no sea una farmacia –aclararon- ahí juega un rol fundamental el farmacéutico, explicarle y guiarlo al paciente para que la tome como corresponde”.

Finalmente, tanto Villegas como Crovetto hicieron hincapié en la necesidad de trabajar fuerte en la concientización porque “en la Argentina hay un alto porcentaje de automedicación y es un factor a tener en cuenta, porque hay gente que en lugar de ir al médico opta por preguntarle a un vecino que tomó ante determinada situación”.

“La secuencia lógica es que el médico revise al paciente y prescriba, y que el farmacéutico lo asesore y le venda el medicamento. Tendría que cumplirse a rajatabla pero lamentablemente el mundo se maneja económicamente y este tipo de situaciones no son respetadas. Ahora tenemos una nueva herramienta, que es esta ley, que esperemos se reglamente y sea lo más rápido aplicada, como para evitar que pasen este tipo de cosas”, puntualizó el presidente de la Filial Avellaneda, Daniel Villegas.

noticias relacionadas