Protestan contra la clausura de un centro cultural porteño

Organizaciones sociales, culturales y vecinos de los barrios porteños de Parque Patricios, Constitución y Barracas cortaron parcialmente la Avenida de Mayo en protesta por la clausura del centro cultural «Los Compadres del Horizonte».

La protesta se realizó frente al Ministerio de Cultura porteño, por lo que las organizaciones consideran «un avance político contra los espacios autónomos de organización que luchan por la transformación social».

«El domingo a la madrugada estábamos haciendo una actividad cultural y cayeron inspectores de la agencia gubernamental de control, que deberían inspeccionar comercio e industria, para sobreclausurarnos, porque ya teníamos una clausura anterior desde hace siete años», dijo Esteban Sambucetti a Télam.

El vocero del grupo explicó que el centro seguía funcionando porque tenía «documentación que los avalaba y eximía». «Como son ellos los que se mueven en un marco de ilegalidad al cascotear todas las actividades culturales, nosotros venimos hoy a clausurarlos», argumentó.

Los manifestantes pidieron un acta «en la que se determine que la agencia de control no tiene nada que ver con los centros culturales y organizaciones sociales» y que se conforme una mesa de trabajo con el Ministerio para afrontar estas problemáticas.

El centro cultural Compadres del Horizonte cuenta con espacios y talleres gratuitos para mujeres, niños y adolescentes, además de una cooperativa de producción de alimentos, muestras artísticas y un merendero al que asisten más de 100 personas.

«Si nos clausuran más de 100 pibes se quedan sin formación gratuita, estamos hace más de 10 años y nuestro centro impacta mucho en la vida social y cultural del barrio», dijo Sambucetti.

El cierre de la protesta, cuya consigna fue «La cultura popular no se clausura», estuvo a cargo del intelectual Vicente Zito Lema, el periodista y escritor Alfredo Grande, el actor y político Héctor Bidonde e integrantes de la Sala Alberdi, que dieron una conferencia de prensa.

«El que se calla cuando hay que hablar no cumple con su obligación como ciudadano ni con los privilegios que tiene el ser reconocidos como intelectuales», dijo a Télam Zito Lema.

Por su parte Bidonde enfatizó que «el único camino es éste, el de la lucha y la unión» y recordó que acompaña al centro cultural «desde su primer clausura, hace siete años».

noticias relacionadas