Piden al Vaticano retirar de la lista de papables a doce cardenales

La Red de Supervivientes de Víctimas de Abusos por parte de Sacerdotes aseguró que son impugandos por su actuación. Entre los cuestionados se encuentra el argentino Leonardo Sandri. Negativa del Vaticano.

Cuando todo se prepara para que, previsiblemente, el próximo lunes comience el cónclave en el que se elegirá al sucesor de Benedicto XVI en el trono de Pedro, el escándalo por los abusos sexuales vuelve a sacudir al Vaticano con el pedido de separación de una docena de los cardenales que participarán de la elección.

El reclamo fue hecho por una asociación de víctimas de abusos sexuales y entre los señalados para evitar que sean «papables» por no haber actuado con suficiente decisión contra casos de pederastia, se encuentra el mexicano Norberto Rivera Carrera, el hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga y el argentino Leonardo Sandri.

En un comunicado emitido en Roma, la asociación estadounidense Red de Supervivientes de Víctimas de Abusos por parte de Sacerdotes (SNAP) consideró que dichos purpurados supondrían «la peor elección en términos de protección a la infancia, curación de las víctimas y lucha contra la corrupción».

En lo que SNAP califica de «docena sucia», aparecen también los cardenales estadounidenses Timothy Dolan, Donald Wuerl y Sean O´Malley; el australiano George Pell; el checo Dominik Duka; el canadiense Mac Ouellet; así como el ghanés Peter Turkson y los italianos Angelo Scola y Tarcisio Bertone, cardenal secretario de Estado del Vaticano.

«Instamos al Colegio Cardenalicio a no elegir a ninguno de estos 12 como próximo papa», afirmó el director de la asociación, David Clohessy, señalando que algunos cardenales aparecen en la lista por su actuación y otros por «comentarios públicos hirientes o engañosos» sobre los casos de abusos, informó la agencia DPA.

En su comunicado, la asociación de víctimas consideró que lo peor en el escándalo de pederastia en la Iglesia católica «está todavía por llegar» ya que, según SNAP, los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos siguen ocultos en la mayoría de países, excepto en Estados Unidos y unos pocos países europeos.

La respuesta del Vaticano fue escueta y a través del portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, quien preguntado por periodistas afirmó: «No les corresponde a ellos decir quién va o no al cónclave».

noticias relacionadas