“No los pude reconocer”, admitió la madre de la embarazada baleada en una salidera en La Plata

La madre de Carolina Píparo, la embarazada baleada en una salidera bancaria a fines de julio pasado, dijo que no pudo reconocer ayer al sindicado atacante de su hija, aunque sí lo hizo una pareja que fue testigo de la salidera.

La madre de Carolina Píparo, la embarazada baleada en una salidera bancaria a fines de julio pasado, dijo ayer que no pudo reconocer al joven de 18 años sindicado como el atacante de su hija, aunque sí lo hizo una pareja que fue testigo de la salidera.

Así lo informaron ayer la propia madre de la víctima, su abogado y el defensor del sindicado agresor Carlos Burgos, quienes coincidieron en afirmar que el acusado sólo fue reconocido por el matrimonio, tras una rueda de reconocimiento que se realizó ayer en la Delegación de Investigaciones de La Plata.

En tanto, Carlos Moreno, otro de los detenidos sometido a rueda de reconocimiento, no fue identificado por ninguno de los testigos, informó el abogado de la familia Píparo, Fernando Burlando.

«Debo ser sincera, creí que podía reconocerlo pero no lo reconocí», expresó la mamá de Carolina, María Ema, al finalizar la diligencia judicial. La mujer se mostró apesadumbrada y explicó que antes de los reconocimientos sufrió una descompensación, ya que debió brindar una declaración en el marco de la causa que, dijo, la afectó.

«Al momento de atestiguar sentí impotencia, bronca y angustia, pero eso no me aflige porque confío en el fiscal, en el juez y en mis abogados”, sostuvo tras finalizar su declaración testimonial ante el juez de Garantías platense César Melazo.

Burlando detalló que la declaración fue para precisar algunas cuestiones de «cómo fue el episodio, dudas sobre si el agresor era zurdo o derecho» y dijo que «las características aportadas se corresponden con Burgos y que el agresor era una persona derecha».

El letrado relativizó que la madre de Carolina no haya reconocido a Burgos «porque es normal que una persona que es víctima de un delito en estas circunstancias recuerde algunas características fisonómicas pero no todas».

Sin embargo, aclaró que la pareja que estaba circunstancialmente en el momento del hecho y que fue testigo directo del ataque a Carolina «identificó en forma categórica a Burgos como la persona agresora”.

De la rueda de reconocimiento participó también un empleado de Control Urbano de la Muncipalidad de La Plata que persiguió a los delincuentes en el momento del robo, aunque tampoco pudo identificar a los dos imputados sometidos a rueda de personas.

El fiscal que investiga el caso, Marcelo Romero, tiene previsto además esta semana ampliar la declaración indagatoria de otro de los detenidos, Miguel Ángel Silva, alias «Pimienta», cuya indagatoria fue suspendida el 12 de agosto porque su defensor, Roberto Ortega, tenía suspendida su matrícula hasta ayer.

Silva, cuya presencia en el interior de la sucursal bancaria fue captada por las cámaras de seguridad, está acusado de ser el hombre que «marcó” a Carolina Píparo luego de retirar el dinero.

Además, anoche, prestó declaración testimonial Juan Ignacio Buzzali, el marido de Carolina quien ratificó que la mujer acusó al cajero de la entidad crediticia como uno de los presuntos autores de la maniobra que terminó en el robo de los 10.000 dólares y 13.000 pesos que extrajo de la caja.

La salidera bancaria sucedió el 29 de julio cuando Carolina, embarazada de nueve meses, y su madre, María Ema, fueron a retirar dinero a la sucursal bancaria ubicada en las calles 7 y 42, de La Plata.

Tras la diligencia, madre e hija regresaron a la casa de la primera, situada en las calles 21 y 36, de La Plata, donde fueron interceptadas por dos delincuentes que bajaron de una moto roja y balearon a Píparo a pesar de que ya se habían apoderado de su dinero.

La mujer fue sometida a una cesárea de urgencia de la que nació Isidro, su pequeño hijo que murió una semana después a raíz de esta situación.

Por el hecho hay nueve detenidos, a siete de los cuales el pasado viernes la Justicia les amplió la acusación y les sumó la figura de «asociación ilícita» a los delitos de «robo calificado por el uso de armas en concurso con tentativa de homicidio triplemente calificado y con homicidio triplemente calificado».

La nueva imputación le cabe a los siete hombres detenidos por este hecho: Carlos Burgos (18); Luciano López (19); Juan Manuel Calvimonte (24); Miguel Angel «Pimienta» Silva (42); Carlos Moreno (19); Carlos Jordán Juárez (45) y Augusto Claramonte (44). Quedaron exceptuadas de esa calificación las dos mujeres detenidas, Jenifer López y Stella Maris Grizzia, acusadas de encubrimiento.

noticias relacionadas