Murió el ex primer ministro israelí Ariel Sharon a los 85 años

El ex primer ministro israelí Ariel Sharon, uno de los políticos más laureados y a la vez controvertidos de la historia de Israel, falleció hoy a los 85 años en el hospital de Tel Aviv en el que estaba ingresado desde 2006, informó el centro médico.

La salud de Sharon, que permanecía en coma desde hace ocho años tras haber sufrido un derrame cerebral masivo, comenzó a deteriorarse hace dos meses y medio.

En los últimos días sufrió una insuficiencia renal que afectó a varios de sus órganos vitales y quedó en estado crítico, de acuerdo a los médicos del centro médico Shiva Tel Hashomer.

En el hospital permanecían reunidos desde la primera hora de hoy familiares, subordinados y allegados de su época como militar y como político para acompañar a los dos hijos de `Arik`, Guilad y Omri.

“Sharon es la misma reencarnación de Israel en una sola persona desde 1948, y su legado e influencia abarcan el campo militar, pasando por la política, la economía”, expresó Raanan Gissin, uno de los más allegados asesores en su etapa de primer ministro, citado por la agencia EFE.

El ex primer ministro será enterrado el lunes en una ceremonia privada en el rancho en el que vivía en el sur de Israel, y en el que está sepultada también su mujer Lili, y no en la parcela de dirigentes israelíes en el cementerio militar de Jerusalén.

Israel no tiene para estos casos un protocolo oficial, pero según el Canal 1 los restos del ex mandatario israelí quedarán expuestos el domingo en la Plaza del Parlamento (Kneset) para que la población pueda rendirle honores.

El lunes por la mañana se celebrará en el mismo lugar un acto oficial de homenaje con la participación de líderes políticos locales e internacionales.

El ex premier israelí vivió siempre en medio de la controversia, desde sus días como militar y ministro hasta llegar a la jefatura del gobierno israelí en 2001.

Sharon gobernó Israel hasta 2006 y un año antes de sufrir el derrame cerebral creó un nuevo partido, el centroderechista Kadima, con el que emprendió la evacuación de colonos y soldados israelíes de Gaza frente a la oposición interna en su partido, el derechista Likud, hoy liderado por uno de sus principales rivales de entonces, Benjamín Netanyahu, quien lamentó su muerte.

“Ariel Sharon tuvo un papel central en la lucha por la seguridad del Estado de Israel a lo largo de toda su historia, era ante todo un bravo luchador y un gran militar”, afirmó Netanyahu en un comunicado.

Por su parte, el presidente israelí, Shimon Peres, quien después de años de rivalidad política con él lo apoyó y acompañó en la creación del partido Kadima en 2005, lo describió como “un soldado valiente y político atrevido que no conoció el miedo”.

Asimismo, el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, lamentó la muerte de Sharon y destacó que el fallecido líder tomó “decisiones valientes y controvertidas en búsqueda de la paz”, antes de quedar “trágicamente incapacitado”.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, envió hoy un telegrama a Netanyahu, para expresar su pesar por la muerte del ex premier, al que calificó de gran estadista y militar y del que destacó su gran autoridad en la escena internacional.

Por otro lado, los palestinos recibieron con júbilo la noticia de la muerte de Sharon y recordaron las “atrocidades” del ex premier a quien califican de “criminal” y “carnicero”.

“Sharon, como cualquier otro líder israelí que cometió atrocidades contra el pueblo palestino, no deja ninguna simpatía o compasión en el corazón de los palestinos”, dijo Mahmud Labadi, jefe del Comité de Relaciones Exteriores y con los países Arabes del movimiento gobernante Al Fatah.

El ex premier sufrió el accidente cerebrovascular en enero de 2006, cuando estaba en campaña para ser reelegido.

Como militar, Sharon es considerado por muchos un auténtico salvador de Israel por su papel durante la guerra del Yom Kippur de 1973, cuando una coalición de países árabes lanzó un sorpresivo ataque contra el Estado judío durante esa festividad.

Al frente de una fuerza militar que cruzó el canal de Suez, arrinconó a parte del Ejército egipcio y ayudó así a que la balanza se inclinara del lado israelí.

Fue el ideólogo de la invasión israelí de Líbano de 1982, pero perdió su puesto de ministro de Defensa luego de que una milicia cristiana aliada de Israel matara a cientos de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Chatila en una operación de la que Sharon estaba al tanto, lo que desató condenas internacionales.

Los palestinos lo bautizaron “el carnicero de Sabra y Chatila” y todavía lo acusan de ser un “criminal de guerra”.

Durante décadas fue un conspicuo nacionalista de derecha con una línea muy dura con los palestinos. Sharon fue electo primer ministro en 2001, meses después de que una provocadora visita suya a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén desatara la segunda Intifada (levantamiento) palestina, que duró hasta 2006.

La primera parte de su mandato estuvo dominada por el violento conflicto, con periódicos atentados suicidas palestinos dentro de Israel y casi diarias incursiones militares israelíes en ciudades palestinas de las ocupadas Cisjordania y Franja de Gaza.

Durante esos años se convirtió en acérrimo adversario dialéctico del histórico líder palestino Yasser Arafat, a quien acusaba de instigar la Intifada y de ordenar ataques contra israelíes.

A mediados de 2005, Sharon realizó una evacuación unilateral de colonias y bases militares israelíes de la Franja de Gaza tras 38 años de ocupación del territorio costero. Se trató de un brusco giro para un hombre que había sido un campeón de la expansión de las colonias judías en tierras que la ONU considera palestinas.

Después abandonó su partido nacionalista de derecha Likud y fundó el centrista Kadima, y parecía en camino a ganar las elecciones fácilmente cuando sufrió el accidente cerebrovascular del 4 de enero de 2006.

noticias relacionadas