Montenegro expuso ante la legistatura porteña

El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, dio explicaciones en la Legislatura por la polémica surgida por la decisión del gobierno nacional de retirar la Policía Federal de edificios de la Ciudad y recibió críticas y reclamos de la oposición política, que exigió que la Policía Metropolitana cubra los servicios faltantes.

El funcionario enfrentó una larga y tensa sesión, que se prolongó durante cuatro horas y en la que abundaron los reproches, los cuestionamientos y las discusiones de todos los bloques opositores contra el ministro.

Durante la sesión -que se realizó en la Comisión de Seguridad de la Legislatura y participaron más de 30 diputados sobre un total de 60- la constante fue el reclamo de los opositores para que la Metropolitana reemplace a los efectivos de la Policía Federal que fueron retirados por orden de la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré.

«No lo vamos a hacer. Cuando usted sea ministro de Seguridad de la Ciudad, saque los policías de la Metropolitana de los parques y los barrios», fue la respuesta que dio Montenegro en un tono elevado, al diputado porteño del bloque de izquierda Marcelo Parrilli, quien fue uno de los más agudos críticos del rol del gobierno de Mauricio Macri en el conflicto.

El ministro, una y otra vez, advirtió que el conflicto «es político» y reiteró que «no existe la posibilidad» de cubrir con los 1.850 policías de la Metropolitana las funciones que dejó de cumplir la Federal.

«Me cuesta entender que sigan defendiendo una decisión administrativa que perjudica a los vecinos de la Ciudad y de las provincias, que se atienden en los hospitales porteños», afirmó.

Uno de los momentos de mayor tensión fue cuando tomó la palabra el presidente del bloque kirchnerista Encuentro para la Victoria, el diputado Juan Cabandié, quien defendió la decisión de Garré y lanzó duros cuestionamientos al gobierno de Macri.
El referente de la agrupación kirchnerista La Cámpora afirmó que la decisión de la ministra apunta a avanzar con «una reforma integral de la Policía Federal» y acusó al macrismo de «estar poniendo palos en la rueda».

«Se buscan revertir antecedentes nefastos en la Policía Federal. Nosotros enfrentamos a todas las corporaciones del país y la Policía Federal no va a quedar al margen», afirmó Cabandié, y recordó que «los comisarios y policías apartados por nosotros son tomados por ustedes».

«Ustedes están del lado de defender a miembros nefastos de la Policía Federal», dijo el diputado kirchnerista y aclaró que el gobierno nacional va a «continuar» con los cambios, mientras que «por mucho menos, ustedes se hacen pis encima».

Montenegro respondió que «Cabandié miente» cuando dijo que la iniciativa buscaba «poner más policías en la calle», porque -según explicó- «no se duplican los policías, sino que a cada federal se le retira el adicional que realizaba para la Ciudad».

El ministro remarcó que «la seguridad en la Ciudad es responsabilidad exclusiva del gobierno nacional», y aclaró que «si no tiene que transferir a la Policía Federal a la Ciudad».

El funcionario macrista reconoció que «comparte muchos aspectos» con las políticas de seguridad de su par a nivel nacional, Nilda Garré, aunque aclaró que «en muchos casos se están copiando» de la gestión local.

«No me estoy metiendo en las políticas de seguridad de Garré, con las que comparto muchos aspectos», remarcó el funcionario y agregó que «en muchas cosas da la sensación de que se están copiando».

Por su parte, el legislador porteño Aníbal Ibarra acusó al gobierno macrista de «victimizarse» en la polémica y aclaró que «si ustedes quieren hacerse cargo de la seguridad en la Ciudad ganen las elecciones presidenciales».

noticias relacionadas