MIles de estudiantes marcharon para conmemorar la «Noche de los Lápices»

Miles de estudiantes, militantes de organizaciones sociales, políticas y sindicales se movilizaron en todo el país al conmemorarse el 34º aniversario de «La noche de los lápices», en memoria de los adolescentes secuestrados y desaparecidos por la última dictadura y en defensa de la educación pública.

En la Ciudad de Buenos Aires, un grupo de manifestantes arrojó huevos en el frente de la Jefatura de Gobierno porteño y realizó pintadas contra Mauricio Macri, a quienes reclamaron un mayor presupuesto educativo y mejores condiciones edilicias en las escuelas, muchas de ellas ocupadas por los alumnos desde hace un mes.

Por su parte, la presidenta Cristina Fernández también recordó a las víctimas de «La noche de los lápices» y reclamó «memoria, verdad y justicia».

En La Plata, la ciudad en donde fueron secuestrados entre el 16 y el 19 de setiembre de 1976 diez estudiantes secundarios, también fue escenario de una movilización que partió desde la Plaza San Martín y que tuvo como cierre los discursos de Emilce Moler, una de las sobrevivientes de la acción militar, y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

«Esto marca un hito porque es bueno poder conservar la memoria y decirle a los más chicos que tienen que sentirlo para que incorporen lo que fue la lucha», dijo Carlotto.

Las movilizaciones en homenaje a los estudiantes desaparecidos también se repitieron en las principales ciudades del país.

En Buenos Aires, por su parte, la manifestación tuvo como marco el conflicto que los alumnos secundarios mantienen con el gobierno de Mauricio Macri y que derivó en la toma de casi 30 establecimientos, la mayoría de ellos con graves problemas edilicios y con sectores destruidos.

Cuando la movilización, que partió frente al Congreso hacia la Plaza de Mayo, llegó al edificio comunal, un grupo de jóvenes arrojó huevos, realizó pintadas en las paredes y entonó cantos contrarios al mandatario porteño.

«Macri facho, ni tu papá te quiere», escribieron los jóvenes en el frente, mientras cantaban «Macri, basura, vos sos la dictadura».

Además quemaron una maqueta que figuraba un lápiz y que en la punta tenía el rostro de un militar.

En su cuenta de twitter, la presidenta Cristina Fernández rindió homenaje a los estudiantes que fueron víctimas de la represión de la dictadura en La Plata y en especial a Claudio Acha, quien dijo era compañero de escuela de su hermana.

«Lo recuerdo sentado en la mesa de la cocina de la casa de mamá, alto, flaco, desgarbado, entrañable», rememoró la mandataria en las pocas palabras que permite esa red social.

Por su parte, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, también recordó a los estudiantes desaparecidos y consideró que la escuela «es un extraordinario escenario para trabajar exhaustivamente por la memoria, la verdad y la justicia».

Sileoni encabezó un acto que se realizó en el partido bonaerense de La Matanza con motivo del marco del Día de la Reafirmación de los Derechos del Estudiante Secundario.

El operativo de secuestro de los adolescentes platenses, cuyas edades iban entre los 16 y 18 años, fue realizado por militares del Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y por agentes de la Policía bonaerense, dirigida en aquella época por el general Ramón Camps.

Claudio Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro, mientras que Gustavo Calotti, Pablo Díaz, Patricia Miranda y Emilce Moler lograron sobrevivir.

Según la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), la policía provincial preparó los secuestros como un escarmiento para aquellos estudiantes que habían participado de la campaña por el boleto estudiantil, considerada por las Fuerzas Armadas como «subversión en las escuelas».

Los adolescentes estuvieron detenidos ilegalmente en los centros clandestinos Pozo de Arana, Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes, Jefatura de Policía provincial, las comisarías 5°, 8° y 9° de La Plata, la 3° de Valentín Alsina, en Lanús, y el Polígono de Tiro de la Jefatura bonaerense.

noticias relacionadas