Miel: “La Argentina es el tercer productor mundial”

Lo destacó Alejandro Taladriz, técnico del INTA Avellaneda, quien participará en el primer encuentro nacional de productores de material vivo apícola del país junto a productores Periurbanos. Alejandro Taladriz junto con productores apícolas organizado por INTA AMBA.

El dato es contundente: “La Argentina es el tercer productor mundial de miel”, destaca Alejandro Taladriz, técnico apícola del INTA Avellaneda quien junto con promotores de Grupos Cambio Rural de La Plata y apicultores que trabajan en la zona, participarán el 23 y 24 de febrero en el 1° Encuentro Nacional de productores de material vivo que se realizará en el centro de mejoramiento apícola, Cabaña Apiario “Pedro J. Bover” del Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires.

 

Taladriz puntualiza que la miel es el producto de la cadena apícola de mayor consumo y producción: “La Argentina está ubicada entre los países de mayor producción y con mayor saldo exportable (primero a tercer lugar en el mundo) apreciándose la calidad y continuidad en la producción de miel. El 95% de la producción se exporta casi en su totalidad a granel”.

 

“Uno de los desafíos es otorgarle a la miel valor agregado a partir de mieles mono florales, clasificarlas por zonas, mieles orgánicas y de esta forma fraccionarlas; el 5% restante es para mercado interno teniendo un consumo de 250 gramos por habitante al año. Aquí –suma el técnico– hay otro nicho potencial donde a partir de la promoción del consumo la miel generaría una mayor demanda e incremento del sector productivo de la mano de dicha demanda.”

El INTA AMBA trabaja en el incremento del consumo aportando técnicas de valor agregado, generando instancias de capacitación desde el INTA y a través de Escuelas Agrotécnicas, CEPT, CEA, ONG y Municipios.

El especialista del INTA Avellaneda indica que el sector apícola es muy dinámico y está relacionado a distintos aspectos como: demanda internacional, niveles de stock de producción acumulados, rendimiento de distintas partes del mundo y de nuestro país o costos de producción.

No obstante para Alejandro Taladriz “en los últimos años se percibe una tendencia al incremento del consumo de los productos generados de la apicultura”. La tendencia al consumo de productos nutritivos, terapéuticos y sin agregados de químicos de síntesis hace que el conurbano bonaerense -donde hay un número significativo de habitantes- sea una de las mayores fortalezas u oportunidades para generar productos a partir de la apicultura y poder comercializarlos con relativa facilidad.

“El AMBA cuenta en su territorio con lugares donde se desarrolla una apicultura a pequeña escala y donde el total de la producción se vende en forma fraccionada aportándole valor agregado. Desde el INTA AMBA se trabaja a través de grupos de Cambio Rural con el sector productivo y con público en general con cursos, capacitaciones, talleres, donde se difunde el consumo y valor agregado de los productos de la cadena apícola estimulando, además, la incorporación de nuevos productores y personas que utilizan miel, cera, polen, propóleos para cosmética, cremas, jabones, entre otros”, detalla el técnico.

Desde el punto de vista de tecnologías del sector son clave las UDAs presentes en el AMBA donde se muestran las técnicas de manejo de los apiarios acorde a las características medio ambientales, floración, genética y formas de manejo promedio y representativo de la zona.

Características de la miel

La miel tiene características que están muy relacionadas con el lugar de producción. Por ejemplo, indica Alejandro Taladriz, la miel de monte que proviene básicamente de árboles, son mieles más oscuras de aromas y sabores fuertes y con propiedades muy interesantes desde el punto de vista nutritivo ya que tiene más minerales, más sales y quizá mayor presencia de polen.

Por su parte, agrega el especialista, las mieles de praderas, de pasturas (tréboles, cardos, alfalfa) son más claras, más suaves: son las que más se buscan al momento de exportar .Finalmente la elección de las mieles tiene mucho que ver con los gustos personales.

Taladriz sintetizó que “las mieles de la Argentina vienen en su mayoría de praderas que por su color y sabor son muy buscadas por el mercado internacional. A esto se le suma la baja humedad que poseen y que, en una gran mayoría, están elaboradas sin residuos de productos agroquímicos en los lugares donde habitualmente se produce ya que están más relacionadas con sectores ganaderos sin tanta presencia de agricultura y por lo tanto no hay tantas aplicaciones que haya tenido fumigaciones que puedan alterar o disminuir la calidad del producto”.

“Es importante destacar –dijo el técnico del INTA AMBA en una entrevista con FM Mercado– que hay una ley vigente que legisla para que se den los avisos pertinentes por parte del productor que va a fumigar cercano a colmenas para que el apícola pueda resguardar las abejas ya que una aplicación con insecticida puede disminuir la población o a eliminarlas totalmente.”

Genética

Finalmente detalló que en la chacra de General Belgrano, Buenos Ares donde se realizará el próximo encuentro, hay muchos años de actividad apícola con una óptima genética, mejor producción, mansedumbre, resistencia a enfermedades. Estos son básicamente los aspectos en los que más se trabaja en lo que es mejoramiento genético.

Taladriz explica que “se entiende como material vivo básicamente la producción de reinas y la población de abejas que se comercializa no sólo en el país sino que también se exporta”.

El primer encuentro nacional en la Cabaña Pedro J. Bover del Ministerio de Agroindustria bonaerense agrupará a cabañeros de todo el país: cabañas particulares con genética propia y cabañas vinculadas con el Programa Nacional apícola del INTA (PROAPI) que trabajan y multiplican genética de INTA.

A escala nacional el INTA trabaja en mejoramiento genético. Hay cabañas apícolas de productores privados que están relacionados con la genética PROAPI que la comercializan certificada por el INTA.

Los trabajos en genética apícola tienen varios objetivos como por ejemplo productividad, resistencia a enfermedades y /o plagas, mansedumbre, adaptación al ambiente, entre otras.

La miel de la Argentina es muy codiciada y muy buscada por las propiedades que tiene: generando al país un flujo de ingresos muy importante. Además es un sector que aporta mano de obra que beneficia a Pymes y todo tipo de empresas.

noticias relacionadas