Los gremios docentes rechazaron la primera oferta de Kicillof, pero las clases comienzan igual

El Frente de Unidad consideró insuficiente la propuesta que la Provincia presentó ayer, pero adelantó que el diálogo “sigue abierto”. La paritaria nacional se resolvió con un incremento de 25 por ciento a junio.

A diferencia de lo que ocurrió a nivel nacional, donde los cinco gremios mayoritarios aceptaron una propuesta del Gobierno para llevar a 25 mil pesos el salario mínimo docente para el mes de junio, la administración de Axel Kicillof no consiguió acordar con el Frente de Unidad Docente en el marco de la paritaria del sector.

Ayer, ni bien se anunció el acuerdo nacional, los representantes de los gremios SUTEBA, FEB, UDOCBA, AMET Y SADOP se reunieron con las autoridades bonaerenses en la casa de la Provincia, en Capital Federal, y escucharon la primera oferta formal que, curiosamente, no trascendió.

Los gremios se limitaron a informar que fue rechazada “por insuficiente” y que “continúan las negociaciones”. Lo mismo hicieron los voceros del Gobierno provincial.

Se sabe que, en la previa, los Secretarios Generales de los sindicatos docentes habían sentado posición casi unánime respecto de sus demandas.

“Vamos a reiterar nuestro pedido por incorporar sumas al básico, no cifras en negro y una garantía para no perder contra la inflación”, declaró Mirta Petrocini,de la FEB. Una idea parecida expresó Miguel Díaz, de UDOCBA, quien consideró en declaraciones radiales que está en “momento de exigir porque tenemos que avanzar hacia los derechos que hemos perdido”. La meta es que “un docente en un solo cargo llegue a la canasta familiar”. Dato no menor: eso implicaría llevar el salario inicial a casi 40 mil pesos.

Lo cierto es que, tal vez admitiendo la imposibilidad de ofrecer una buena oferta económica, la administración Kicillof se esforzó por conseguir otro tipo de reivindicaciones que reclamaban los docentes. Así se entiende el lanzamiento del programa para reparar más de 700 escuelas antes del inicio de clases y la decisión de dejar sin efecto la fecha límite para “cortar” a los maestros provisionales y suplentes que no tengan título habilitante o no habían retomado sus estudios.

Más allá de que la paritaria sigue abierta, el riesgo de que las clases no comiencen en tiempo y forma es nulo. Así lo expresaron los propios gremios al considerar explícitamente que la negociación sigue abierta.

noticias relacionadas