Llamaron a licitación para la construción del Puente Roca-Patricios

Será móvil y contará con cuatro carriles, dos por cada sentido de circulación. Además, tendrá una vereda que compartirán peatones y ciclistas, y una importante iluminación. Aseguran que beneficiará a 3,5 millones de personas

El gobierno porteño lanzó esta semana el demorado llamado a licitación para la construcción del nuevo puente giratorio sobre el Riachuelo, que unirá la avenida Roca, en Avellaneda, con la avenida Patricios, en la Capital.

El proyecto, varias veces anunciado pero todavía en pañales, busca ser otro canal de conectividad vial entre ambos distritos y, según los funcionarios porteños, beneficiará a 3,5 millones de personas que viven en la zona sur.

El puente Roca-Patricios comenzó a proyectarse en 2006, con un convenio entre los gobiernos de la Nación, la provincia de Buenos Aires y la ciudad, pero luego el proyecto sufrió varios cambios y se demoró el llamado a licitación, que debía estar a cargo de la Ciudad de Buenos Aires, algo que ahora finalmente hizo la administración de Mauricio Macri.

Ahora el proyecto será financiado por la Ciudad y tiene como fin alivianar el tránsito de los puentes Avellaneda y Pueyrredón, además de contribuir a disminuir la contaminación ambiental, por la gran cantidad de gases que emanan de los vehículos que se atascan en los cruces hacia el conurbano bonaerense, en las horas pico.

Según el Ministro de Desarrollo Urbano porteño, Daniel Chain, que lanzó la licitación, el proyecto forma parte de un plan integral que también comprende «la construcción de nuevas veredas en el sector ribereño; la revalorización de áreas verdes con plantación de árboles; la incorporación de equipamiento urbano, como luminarias, y de señalización horizontal y vertical para los autos, y de infraestructura para usuarios de transporte público», según detalló el funcionario al diario La Nación.

En cuanto a la obra del puente, de diseño moderno, de noche tendrá una importante iluminación, contará con cuatro carriles – dos por cada sentido de circulación – con y una vereda que compartirán peatones y ciclistas.

«Esta obra está enmarcada en el programa de conectividad vial del Plan de Movilidad Sustentable de la ciudad, junto con la revitalización del viejo puente Pueyrredón, el puente Bosch y el puente La Noria, algo que ya conseguimos. De esta manera lograremos disminuir el caos de tránsito que se da en otros puentes y así bajar la contaminación del aire por los gases contaminantes de los autos», afirmó Chain, quien sostuvo que «si la licitación sale bien, la intención es que este año se comience a trabajar en el proyecto» y aseguró que tendrá «un importante impacto para el patrimonio del sur de la ciudad, y para el olvidado Riachuelo».

Por su parte, el intendenete de Avellaneda Jorge Feraresi, sostuvo: «Tantas veces fue prometido este puente que los vecinos sólo lo van a creer cuando lo vean ya construido». Según Ferraresi, el objetivo es que el nuevo puente alivie el tránsito del puente Pueyrredón, donde se producen congestionamientos cotidianos en las horas pico.

Así, los vehículos que van hacia la Capital desde el Sur, por la avenida Mitre, tendrán la alternativa de desviarse por Debenedetti, a la altura de la estación Sarandí, para tomar Roca, una avenida con bulevar que permite tránsito rápido.

Para el gobierno porteño, la iniciativa forma parte de la revalorización del Sur, pues el proyecto abarca la continuidad de las mejoras que se concretaron sobre la avenida Patricios.

noticias relacionadas