Llamadas satelitales: comandante dejará el cargo al final de la búsqueda

El tuit del ministro Oscar Aguad dando cuenta de siete intentos de llamadas satelitales desde el submarino San Juan, que se comprobaron inexistentes, terminó con la carrera del contralmirante Gabriel González, comandante del Área Naval Atlántica con asiento en Mar del Plata.

 

Aguad tuiteó: «Recibimos siete señales de llamadas satelitales que provendrían del submarino San Juan. Estamos trabajando arduamente para localizarlo y transmitimos la esperanza a las familias de los 44 tripulantes: que en breve puedan tenerlos en sus hogares». 16:33 – 18 nov. 2017 @OscarAguadCBA.

La especie corrió el sábado último entre los angustiados familiares de los tripulantes y alentó la esperanza del país. El desacierto del ministro en comunicar un dato no verificado fue puesto en evidencia ése mismo día en una declaración pública del contralmirante González. «Se están analizando las llamadas, pero no tenemos clara evidencia de que hayan provenido de esa unidad, se está tratando de determinar que hayan provenido del submarino y que no hayan sido llamadas entrantes al submarino» afirmó el marino.

Lo de Aguad recuerda el blooper de Patricia Bullrich con el fallido anuncio de la captura de los prófugos responsables del triple crimen de General Rodríguez, los hermanos Cristian y Martín Lanatta, y Víctor Schillaci. Aunque esta vez el yerro de comunicación fue más allá de un equívoco, horadó las expectativas de quienes esperan por la vida de los marinos del San Juan. Otro vocero de la Base Naval Mar del Plata, el capitán de navío Gabriel Galeazzi, ratificó ayer el desánimo con el que recibieron los familiares la confirmación de que las siete comunicaciones que se detectaron el sábado no provenían del submarino.

La controversia informativa motivó una reunión del alto mando naval en la víspera. Ya había llegado al edificio Libertad la «molestia» del ministro por lo que en su interpretación fue una «desautorización» pública del comandante del Área Naval Atlántica. El jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, decidió aceptar el pedido de retiro de González que se hará efectivo una vez que finalicen las operaciones de búsqueda y rescate en curso.

El dato de las llamadas había llegado al ministro a través de su antiguo subsecretario de Planeamiento en el ministerio de Comunicaciones, el capitán de corbeta retirado Hugo Miguel. Este funcionario solicitó al secretario general de la Armada, contralmirante Jorge Cisneros, el número del teléfono satelital Iridium asignado al San Juan. Se presume que el propósito del pedido era lograr algún tipo de información a partir de los registros de llamadas salientes que pudieran obtenerse de la activación del aparato satelital del submarino y pasarlas de primera mano a Aguad. No se comprende cómo el ministro tuiteó sin la constatación de los registros que más tarde indicarían que no hubo tales intentos de llamadas provenientes («salientes») del aparato satelital del San Juan. Sí hubo, en cambio, innumerables llamadas «entrantes» al número satelital del submarino desde el 16 de noviembre como lo refleja la planilla de la empresa Tesacom proveedora del servicio. No tuvieron respuesta.

noticias relacionadas