Liberan a “La Garza” Sosa tras ser demorado por eludir un control policial en el conurbano

El asaltante de bancos y blindados Hugo «La Garza» Sosa Aguirre, ex integrante de la banda que lideraba Luis «El Gordo» Valor, fue demorado este jueves en el barrio porteño de Palermo, luego de eludir un control policial en la zona norte del conurbano bonaerense y a raíz de un pedido de captura del año 1994 que ya había caducado.

Fuentes policiales informaron a Télam que Sosa Aguirre se desplazaba en un auto Audi junto con tres personas por la autopista Panamericana, rumbo a la Capital Federal, y cuando un grupo de efectivos le hizo señas para que detuviera el vehículo, escapó.

Por ese motivo, se dio un alerta radial a comisarías porteñas y el coche fue interceptado por policías de la comisaría 51a. en Avenida Lugones y De los Ombúes, cerca del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA).

Allí, a Sosa se le pidió el carné de conductor, pero no lo tenía, por lo que esta infracción, sumada a que había eludido el control policial y a que el pedido de captura le figuraba a la policía vigente por un error administrativo, derivaron en que esta noche quedara demorado en la seccional y que el coche Audi fuera secuestrado.

Una hora después, la caducidad del pedido de detención de hace 17 años quedó aclarada y Sosa Aguirre recuperó su libertad.

En tanto, las tres personas que se encontraban con «La Garza» no fueron demoradas, aseguraron las fuentes.

La «Garza» se encuentra en libertad desde 2006, cuando el Tribunal de Casación Penal le concedió la libertad por la aplicación de la ley del 2×1, que computaba doble el tiempo que un preso llevaba detenido sin sentencia firme.

Sosa Aguirre había sido condenado en abril de 2003 por la sala I de la Cámara de Apelaciones de Morón durante el juicio contra los integrantes de la denominada «superbanda», que comandaba «El Gordo» Valor.

«La Garza», acusado de haber matado a dos custodios y asaltado cinco camiones blindados entre los años 1991 y 1992, recibió la pena de reclusión perpetua igual que otros tres integrantes de esa organización delictiva, mientras que los demás implicados tuvieron condenas de entre 8 y 21 años.

En ese juicio también fue sentenciado a una pena única de 30 años de prisión Valor, sindicado como el cabecilla de la «superbanda», dedicada a robar bancos, empresas y blindados.

«La Garza» Sosa reside actualmente junto a su mujer e hijo en la localidad bonaerense de Ranelagh, partido de Berazategui, en el sur del conurbano.

Él mismo contó en sus últimas notas a la prensa que tiene un lavadero de autos y un pub en Quilmes, escribió un libro y quiere llegar al cine.

Apenas salió de la cárcel en 2006, Sosa también fundó una escuelita de fútbol, «Volver al potrero», que luego dejó de funcionar por cuestiones económicas.

noticias relacionadas