La reforma política obtuvo dictamen y será tratada por el Senado la semana próxima

El proyecto de ley, que fue debatido hoy en el plenario de las Comisiones de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Hacienda y Justicia y Asuntos Penales de la Cámara alta, obtuvo dictamen de mayoría gracias a las firmas del oficialismo. La oposición se retiró del debate. Será votado en el recinto el próximo miércoles y podría convertirse en ley.

El proyecto fue pasado a la firma tras la reunión de comisiones de la cual participaron el secretario de Gestión Pública del Ministerio del Interior, Juan Manuel Abal Medina, y el director Nacional Electoral, Alejandro Tullio; y de la cual se retiraron los senadores de la oposición ofuscados porque no pudieron introducirles cambios a la norma.

Los senadores radicales y de otras fuerzas opositoras decidieron no escuchar las disertaciones de funcionarios nacionales sobre la iniciativa oficial, luego de que el Frente para la Victoria anunciara que iba a firmar el dictamen para tratar la propuesta el próximo 2 de diciembre.

«Si no se van a aceptar modificaciones estamos de más en este debate; no vamos a quedarnos si el gobierno no acepta una petición del radicalismo», expresó el senador Gerardo Morales antes de abandonar el Salón de Lecturas del Senado.

El bloque radical había solicitado extender el debate hasta marzo del año próximo para sancionar la ley recién los primeros días de abril.

El jefe de la bancada oficial, Miguel Ángel Pichetto, advirtió que «muchos hombres de la UCR » expresaron su «respaldo» a la reforma «porque saben en el fondo que el proyecto sirve para consolidar los partidos políticos en el país».

No obstante, Pichetto puso de relieve que a esos referentes radicales «les resulta muy difícil, como parte de la oposición acordar coincidencias mínimas» con el oficialismo, en un contexto de «escenario de conflicto» que se ha construido «desde otros sectores» en el país.

«Tenemos un sentido de pertenencia a un partido; no somos libre pensadores», dijo Pichetto.

Desde el socialismo, el senador Rubén Giustiniani pronosticó que «esta reforma nace muerta» porque no consiguió acuerdo con todos los sectores políticos.

«¿Cómo van a modificar las leyes de los partidos políticos, sin acordar con los partidos políticos?», se preguntó el senador.

Después de que se retiraron los bloques de la oposición, el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Nicolás Fernández, anunció que esta tarde se firmaría dictamen de la iniciativa dado que el debate se vería reducido.

La iniciativa comenzó a circular entre los senadores una vez que finalizó el plenario de comisiones y obtuvo dictamen de mayoría en pocos minutos.

De ese modo, la norma que ya fue sancionada por Diputados será debatida en el Senado el miércoles 2 de diciembre gracias a que el Poder Ejecutivo decretó la extensión del período de sesiones ordinarias por diez días, hasta el 10 de diciembre.

El proyecto que establece la realización de elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para todos los partidos que postulen precandidatos para nominar a cargos electivos nacionales, necesita de una mayoría especial para ser aprobado por tratarse de una modificación a la Ley Electoral.

De ese modo, el oficialismo necesitará del apoyo de, al menos, más de la mitad más uno de los integrantes del Senado para convertir en Ley la iniciativa que será la última debatida en el Congreso durante este año.

En el plenario de comisiones de hoy se hicieron presentes el secretario de la Gestión Pública, Juan Manuel Abal Medina, quien sostuvo que el proyecto es «una propuesta sistémica» que no está pensado, dijo, para «perjudicar a nadie» ni diseñado «a la medida de nadie».

Mientras tanto, el director nacional electoral, Alejandro Tullio, afirmó que «en función de incrementar la equidad de la contienda, se modificaron las proporciones en torno al financiamiento de los partidos» y que «se estableció un 50 por ciento de reparto igualitario en todas las listas y otro 50 por los votos obtenidos».

noticias relacionadas