La Presidenta aseguró que quiere «una sola CGT», porque la «división no le sirve al país»

Cristina Fernández recibió al sector de la CGT que encabeza el metalúrgico Antonio Caló y sostuvo que es necesario «seguir trabajando en forma mancomunada» y que le hubiera gustado «que acá estuvieran todos».

La presidenta Cristina Fernández aseguró al recibir a representantes de organizaciones gremiales en la Casa de Gobierno que aspira «a una sola CGT, a que esté unida», al sostener que la división del movimiento obrero «no le hace bien al país».

Al hablar este lunes a la tarde en el salón Eva Perón, donde recibió a líderes sindicales que no participaron del último congreso cegetista en FerroCarril Oeste, Cristina agradeció a los dirigentes «las gestiones» que hicieron «todos los compañeros» para que «pudieran estar todos» los representantes gremiales en la reunión realizada en la Casa de Gobierno.

«Creo profundamente en la unidad del movimiento obrero», enfatizó la Presidenta, y agregó: «Sostengo que la división del movimiento obrero solamente la sirve a pequeños círculos», y que «no le hace bien al país».

Cristina Fernández agradeció nuevamente los «ingentes esfuerzos que hicieron y que sé que lo seguirán haciendo para construir esa unidad» en el movimiento obrero.

Sostuvo, sin embargo, que «la unidad no puede estar subordinada a una, dos, 20 o 30 personas, porque para ello están los organismos deliberativos y para ello están las normas».

«Aspiro a una sola CGT, a que esté unida y por eso quería recibirlos a todos ustedes, porque sé que están en ese trabajo de querer seguir teniendo ese objetivo», enfatizó.

Tras la reunión, algunos sindicalistas hablaron con la prensa y remarcaron el tono «cordial» de la reunión que mantuvieron con Cristina Fernández .

En ese sentido, el titular del Sindicato de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, anticipó que la presidenta les ratificó que para agosto «convocará al Consejo del Salario».

Al comienzo de su exposición, la Presidenta aclaró que «nunca» recibía «nada anti-nada» y sostuvo que «acá son todos representantes de trabajadores».

«Me gustaría que estuvieran todos porque creo que en estos nueve años de Gobierno todos los gremios presentes y los que no lo están han recibido cosas que eran impensables», aseveró la mandataria.

Entre ellas, Cristina Fernández citó los «cinco millones de puestos de trabajo (creados desde 2003), las paritarias libres entre trabajadores y patrones y ni qué hablar de los recursos de los trabajadores recuperados que estaban en manos de las AFJP, Aerolíneas y también YPF».

La mandataria, en su exposición, destacó «el crecimiento que se ha logrado» en el país y puntualizó sobre «lo que está pasando en el mundo, en Europa y en la propia China», regiones con crisis, y señaló que ello «nos obliga a todos a un gran ejercicio de responsabilidad, no sólo en las actitudes sino en las palabras».

«Tenemos que seguir trabajando en forma mancomunada porque hay un mundo muy difícil», advirtió la presidenta, y puso de relieve como positivo el caso de la reapertura de un frigorífico lograda la semana pasada en La Pampa.

Insistió en destacar la importancia de «mantener la unidad y la solidaridad del movimiento obrero», a la vez que expresó: «Sé que están comprometidos en eso y también decirles porque creo que hay algunas confusiones de roles».

En ese sentido, Cristina Fernández aclaró que los dirigentes «están representando los intereses de los trabajadores que están registados, que tienen obra social y yo a los 40 millones de argentinos».

«Lo importante es que ninguno nos enojemos por los roles de cada uno», remarcó Cristina Fernández, y destacó que «las conquistas que hemos obtenido no son porque ha habido más dirigentes combativos que otros».

Asismismo, la Presidenta afirmó que vio «a muchos compañeros que eran combativos pero no se obtenía nada, porque en realidad los trabajadores pueden obtener trabajo y obtener mejoras cuando hay un proyecto político de país que permite que crezca la actividad, que cree en el mercado interno».

Sostuvo que tenemos que entender «por qué hemos llegado a este punto» y por qué «los trabajadores argentinos tienen el mejor salario, cómo enfrentamos este verdadero vendabal que tiene el mundo».

«Nosotros creemos en la articulación del capital y del trabajo y vamos a tomar todas las medias que haya que tomar para sostener el trabajo», aseguró la Presidenta.

Luego, Cristina Fernández puso de relieve que «la lucha contra el trabajo en negro debe ser uno de los principales objetivos no sólo del gobierno sino de lso sindicatos» y recordó que desde 2003 a la actualidad «bajó del 50 al 32.5».

Del encuentro participaron los sindicalistas Antonio Caló (UOM), Juan Belén (UOM), Ricardo Pignanelli (Smata), Gerardo Martínez (Uocra), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri (Comercio), Oscar Lescano (Luz y Fuerza) y Carlos West Ocampo (Fatsa).

También, asistieron Héctor Daer (Sanidad), Omar Viviani (taxistas), Enrique Suárez (Somu), Oscar Maturano (La Fraternidad), Víctor Santa María (Suterh) y Sergio Romero (Uda), entre otros.

También lo hicieron Ricardo Fresia (Asociación de Pilotos), Jorge Lobais (Textiles), Roberto Fernández (UTA), Carlos Ríos (Obras Sanitarias), Norberto di Próspero (Asociación del Personal Legislativo), Antonio Casia (SUPE) y Carlos Sueiro (Aduana), entre los 56 dirigentes que estuvieron en la reunión.

Acompañaron a la presidenta los ministros de Trabajo, Carlos Tomada; de Planificación, Julio de Vido; de Economía, Hernán Lorenzino; y de Industria, Débora Giorgi.

noticias relacionadas