La partida de Jesús inició una nueva etapa

El obispo de Avellaneda, monseñor Rubén Oscar Frassia, ya repuesto de una afección cardíaca que lo tuvo un tiempo en reposo, transmitió unas reflexiones sobre el evangelio del domingo de la Ascensión del Señor.

El obispo de Avellaneda, monseñor Rubén Oscar Frassia, ya repuesto de una afección cardíaca que lo tuvo un tiempo en reposo, transmitió unas reflexiones sobre el evangelio del domingo de la Ascensión del Señor.

«Cristo ascendió al Padre -dijo el prelado en el programa radial «Compartiendo el Evangelio- y con su partida comenzó la misión de los apóstoles, sus discípulos», porque «la partida de Jesús es el inicio de una nueva etapa que va a consumarse en el nacimiento de la Iglesia, en Pentecostés».

«Él, Jesús, se va al Padre y con el Padre nos va a enviar al Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos va a recordar, a hacer presente, todas las enseñanzas de Jesucristo y nos va a dar una vida interior tan profunda, tan extraordinaria porque el Señor estará con nosotros hasta el final de los tiempos».

«La fuerza del Espíritu va a acompañarnos con prodigios y cuando uno imponga las manos, los enfermos serán sanados. ¡Cuántos dones y capacidades el Señor regala a la Iglesia, al Obispo, a los sacerdotes y también, de alguna manera, a cada creyente que pueda siempre invocar su nombre!, concluyó.+

noticias relacionadas