La autopsia confirmó que Ángeles fue estrangulada, pero no violada

La autopsia practicada a la estudiante secundaria de 16 años que apareció asesinada en la Ceamse de José León Suárez, confirmó que murió estrangulada con una soga, pero los forenses no dieron por acreditada la violación.

Los restos de la chica eran velados esta noche en una cochería de la localidad bonaerense de Olivos, adonde concurrió gran cantidad de familiares, amigos y compañeros de su escuela, donde tenía el mejor promedio.

En tanto, los investigadores realizaban esta noche peritajes en la cuadra del domicilio de la víctima en procura de hallar pistas sobre los últimos momentos con vida de Angeles y también buscaban elementos de interés para la causa en el departamento donde vivía.

La madre de Angeles, Jimena Aduriz, pidió a las autoridades que “investiguen a fondo” el crimen de su hija y que se castigue “con todo el peso de la ley” a los responsables.

Fuentes judiciales informaron a Télam que los expertos del Cuerpo Médico Forense fueron cautos al brindarle a la fiscal Paula Asaro el informe de autopsia, debido a la dificultad que tuvieron al trabajar con un cuerpo que tenía múltiples traumatismos producto de su paso por las plantas de tratamiento de basura.

La autopsia fue realizada esta madrugada en la Morgue Judicial porteña y los forenses señalaron que la causa de la muerte fue el estrangulamiento a lazo con la soga que ayer apareció enroscada en el cuello del cadáver.

Si bien el médico bonaerense que ayer levantó el cuerpo informó que veía en la víctima signos de abuso sexual, los forenses porteños no observaron lesiones típicas de una violación y, aunque no la descartaron, le informaron a la fiscal que preferían esperar los resultados complementarios.

Los médicos legistas tomaron muestras y realizaron hisopados vaginales y anales, con el fin de que sean analizados en laboratorio en búsqueda de la presencia de semen.

“La autopsia realizada sobre el cuerpo de la víctima permitió establecer que la adolescente no habría sufrido violaciones ni otros actos de violencia física, más allá de la acción que causó su muerte”, informó la fiscalía a través de la página web de la Procuración General de la Nación.

Los forenses del Cuerpo Médico tampoco quisieron adelantar una data de muerte -el perito bonaerense estimó la muerte fue entre 18 y 24 horas antes del hallazgo, es decir, entre las 11.30 y las 17.30 del lunes-, hasta que se realicen otros estudios.
Por otra parte, hoy se inspeccionó un contenedor de residuos ubicado a tres cuadras del predio del CEAMSE y se recolectaron evidencias que fueron enviadas para su análisis.

Luego, después de entregarse el cuerpo a la familia, la víctima comenzó a ser velada en la cochería Paraná de Olivos y mañana a las 13 será inhumada en el cementerio Jardín de Paz de Pilar.

Antes del sepelio, la madre dijo en la puerta de su casa que Angeles “está en el cielo, es un ángel y va a iluminar con su luz a todos nosotros y a la Justicia”.

“Les pido por favor a las autoridades que investiguen a fondo”, remarcó la mujer y reclamó “que se castigue con todo el peso de la ley” a los responsables.

En tanto, los detectives de las policías Federal y Metropolitana encontraron dos cámaras de seguridad que podrían brindar pistas sobre el recorrido que hizo la adolescente el lunes al salir del campo de deportes lindero a la CEAMSE de Colegiales.

Fuentes de la investigación revelaron a Télam que el primer video es el de una cámara de situada en Cramer y Concepción Arenal, la esquina del campo de deportes de donde Angeles salió a las 9.45 del lunes, que grabó el paso de dos o tres chicas con el uniforme escolar, pero a quienes sólo se las ve de la cintura para abajo.

La fiscal Asaro ordenó que ese video sea exhibido a los padres de la víctima para que intenten reconocer a Angeles.

La segunda cámara de interés para la causa es la de un kiosco ubicado en la cuadra siguiente, en Cramer entre Concepción Arenal y Dorrego, por donde debería haber quedado grabado el paso de Angeles caminando sola rumbo a su casa, cuando ya se había despedido de sus amigas, pero la chica no se ve en imagen.

Además, respecto de la actividad del teléfono celular de Angeles, la fiscalía tiene acreditado que la recarga virtual de 50 pesos no fue realizada por la chica, ni por el asesino, ni por alguien que manipuló el teléfono -que aún no fue hallado-, sino por la actual mujer de su padre biológico, quien habitualmente le cargaba crédito a la línea de la víctima.

Esa recarga se hizo luego de un extraño llamado que se realizó a las 9.50 del lunes, minutos después de la desaparición de Angeles, desde su celular a la línea de “home banking” de un banco.

La fiscal Asaro espera en las próximas horas los informes de la compañía telefónica respecto de la antena que se activó para realizar ese llamado y el listado de llamados y mensajes de texto entrantes y salientes durante los días 10 y 11 de junio.

El juez Javier Feliciano Ríos aprobó las medidas pedidas por la fiscalía e instauró secreto de sumario en el expediente.

noticias relacionadas