La administración del tiempo

Escribe: Lic. Claudio Fontana.

“Si amas la vida, no malgastes el tiempo, porque de tiempo está compuesta la vida».

No imagino a una persona exitosa que no cumpla con un ordenamiento básico en su lista de tareas diarias, no imagino a un individuo con éxito que no tenga en claro sus prioridades, que no distinga lo urgente de lo importante o que no lleve una lista de tareas pendientes y logros conseguidos.

Es que la administración del tiempo es la administración de la vida misma, no es casual que quienes vivan corriendo  atrás a sus problemas, incumpliendo compromisos o llegando sistemáticamente tarde a todos lados, tampoco puedan lograr una estabilidad económica o una vida familiar armoniosa. Es que el tiempo es el más importante de los recursos:

Es el recurso más equitativo: todos tenemos el mismo

Es un recurso limitado y caduco: hagamos lo que hagamos se nos acaba

Es un recurso inflexible: no puede ahorrarse, ni acumularse, ni prestarse

Es el más indispensable de los recursos: ninguna acción humana puede realizarse sin tiempo

Es un recurso insustituible: no puede cambiarse por otro

Es un recurso inexorable: no lo podemos variar. Lo más que podemos hacer es utilizarlo mejor o peor, a medida que va llegando

Es un recurso paradójico: Todos disponemos de Todo el tiempo del mundo. Podemos quejarnos de cómo lo usamos, pero nunca de no tenerlo

Es un recurso incontrolable: Podemos controlar nuestras acciones, pero no el tiempo.

Por esta última razón, es que si no podemos controlar el tiempo, lo que podemos hacer es administrarlo a través de los eventos que se suceden en el tiempo : Si yo logro que mi evento : Traslado a la oficina dure 15 minutos menos , si consigo que el evento : Reunión con mi equipo, se concrete de manera óptima en una hora en lugar de dos o disminuyo la duración innecesaria de mis conversaciones en el teléfono celular, estaré administrando mi tiempo y consiguiendo agregar horas extras a mi día, que podré invertir en aquellas cosas que me gustan o tener la excusa necesaria para empezar a derribar el mito universal de no hacer las cosas porque NO TENGO TIEMPO !

Esta manifestación implica desestimar algunos mitos. El mito de la actividad: estoy lleno de trabajo! El mito de la decisión aplazada: Aún no puedo hacer eso … , El mito de la cantidad de horas: se centra el interés en trabajar más, en vez de trabajar mejor, el mito de trabajar contra el tiempo: la presión es buena, o el mito de ahorrar tiempo, que nos lleva a repetir cosas que salieron mal ….

Un primer paso para administrar nuestro tiempo de manera efectiva, es identificar aquellos desperdiciadores de tiempo que tenemos incorporados como hábitos negativos y tratar de trabajar en ellos para disminuirlos o neutralizarlos, aquí va una lista bastante frecuente de ladrones del tiempo, al cual nos enfrentamos de manera cotidiana:
Mala planificación
Reuniones ineficaces
No escuchar
Falta de autoridad
Metas poco claras
Esperar respuestas
Socialización
Interrupciones
Falta de autodisciplina
Prioridades intercambiables
Cálculos de tiempo poco realistas
Mala comunicación
Peticiones de compañeros
No estar dispuesto a decir que no
Indecisión
Papeleo
Postergación de tareas pendientes
Prioridades conflictivas
Lugar de trabajo desordenado
Fallas técnicas
Falta de motivación
Falta de procedimientos
Actitud negativa
Correo sin valor
Falta de delegación
Demasiada preocupación por los detalles

Seguramente te sentirás identificado con alguno de estos desperdiciadores de tiempo, si no es así te propongo adicionar el tuyo y con todo gusto espero sugerencias para incluir tu desperdiciador personal para empezar a trabajar en él con el objetivo de optimizar nuestro tiempo de vida, haciendo caso a lo que Benjamin Franklin decía “Si amas la vida, no malgastes el tiempo, porque de tiempo esta compuesta la vida “

 

 

Lic Claudio Fontana MBA

Contacto: 15-3180-1842
www.claudiofontanaconsulting.com / claudio@claudiofontanaconsultimg.com

noticias relacionadas