IOMA: En diez años, mil transplantes

El Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) celebró la cobertura del trasplante número mil en el período 2002-2012 junto al paciente que se recupera en forma satisfactoria tras ser intervenido en la Fundación Favaloro por un trasplante hepático. “La obra social abraza a sus afiliados aún en los momentos más difíciles como son la necesidad de un trasplante y su tratamiento”, destacó el titular del organismo, Antonio La Scaleia.

“Queremos expresar la enorme alegría de celebrar la cobertura número mil del IOMA, que así como en su espíritu y sentido solidario la obra social abraza a sus afiliados aún en los momentos más difíciles como son la necesidad de un trasplante y su tratamiento, hoy podemos contener y estrechar la mano de este amigo de Tigre”, enfatizó el máximo referente del IOMA.

Se trata de uno de los máximos ídolos futbolísticos de Tigre, Edgardo Luis Paruzzo, quien además acaba de cumplir 58 años. “Esto es volver a nacer”, expresó muy emocionado, y agradeció a su familia por el acompañamiento y la contención, en especial a sus hijos y nietos. También reconoció el acompañamiento del IOMA en todo momento y la destacada labor de los profesionales médicos y las instituciones que lo asistieron en este duro trance.

Precisamente, junto Paruzzo -el recordado wing izquierdo por sus más de cien goles para Tigre- en el encuentro encabezado por el presidente del IOMA Antonio La Scaleia, participaron las destacadas personalidades en medicina, como el jefe de la Unidad de Nutrición, Rehabilitación y Trasplante de Intestino de la Fundación Favaloro Gabriel Gondolesi y el presidente del Cucaiba, Adrián Tarditti.

“Sabemos además, que se trató de un trasplante hepático y que la otra parte del hígado recibido, fue para un chiquito del Garraham -subrayó La Scaleia-, lo cual nos enorgullece y nos motiva para seguir en este camino”.

El presidente del IOMA hizo hincapié también en que la cobertura total que garantiza la obra social para este tipo de prácticas, más allá de los altos costos, “es algo ínfimo si se la compara con la presencia de Edgardo aquí y el hecho de que recuperó su estado de salud, la calidad de vida, retornar con su familia y manejarse solo”.
Y, dirigiéndose a Paruzzo, La Scaleia celebró el resultado de éste, “el partido más difícil que te ha tocado jugar en la vida”, al tiempo que opinó que de ahora en más debería celebrar dos cumpleaños: cuando nació y cuando recibió el trasplante.

El IOMA brinda el cien por ciento de cobertura para el total de las prestaciones en materia de trasplantes (pretrasplante, trasplante, postraplante y medicación de por vida).

“La verdad yo creía que nunca me iba a tocar algo así. Soy un deportista y cuando los médicos me dijeron que tenía hepatitis C y que ‘no me servía ni un cachito mi hígado’ no sabía qué hacer. Pensé en lo peor. Pero hoy me doy cuenta de la importancia de donar órganos, de dar vida, porque cuando termina una puede empezar otra”, señaló con los ojos brillosos Edgardo Paruzzo.

El ex futbolista agradeció el apoyo del IOMA y de la Fundación Favaloro, “donde siempre estuve como en mi casa y me trataron muy bien”. Refiriéndose al proceso previo al trasplante, Paruzzo confesó que “ya no soportaba más la calidad de vida. Los nietos me preguntaban cuándo iba a jugar con ellos y el trasplante cambió todo por completo. Ahora me paso el día tratando de hacer cosas y estoy comiendo mucho”, momento en que bromeó: “Me parece que me estoy pasando, los doctores van a retarme seguro”.

Paruzzo también agradeció, claro, a sus amigos y a su familia, especialmente a su esposa, Susana, que lo acompaña desde hace 37 años y no se movió de su lado en este complicado trance. Ella lo escuchó con lágrimas en los ojos.

“Para nosotros y para el ministro de Salud Alejandro Collia esto es muy importante, porque aquí tenemos al actor principal del proceso, caminando, con kilos de más, con la calidad de vida recuperada”, celebró Tarditti, sin pasar por alto que para llegar a este resultado “se tienen que dar una serie de eventos en un trabajo articulado que involucra a más de 100 profesionales de todo el sistema sanitario”.

Para el presidente del Cucaiba “es muy importante concientizar sobre la importancia de la donación de órganos y de un proceso fino, delicado, que requiere de un sistema sanitario fuerte, con la intervención del sector público, privado y del IOMA. Este es el resultado y verlo a través de Edgardo nos muestra que todo el esfuerzo valió la pena”.

Gondolesi también destacó “el trabajo en equipo” y refirió que, en este caso, “un paciente pediátrico recibió el segmento más pequeño del hígado y Paruzzo el resto”.

“Encontrar a Edgardo así, a dos meses y medio de la operación, nos llena de satisfacción. Nada es más placentero que un paciente trasplantado pueda beneficiarse de este modo y nada de esto es posible sin el apoyo de los recursos de los financiadores”, concluyó.

Paruzzo tiene 58 años y es oriundo de Roque Sáenz Peña. Tuvo una formidable actuación en Tigre. Entre 1980 y 1989, el goleador chaqueño disputó 344 partidos (integra el podio de mayor presencia detrás del defensor Pedro Pellegata con 362 y el delantero Adolfo Heisinger con 347) en los que anotó 105 goles, y alcanzó un record en la era profesional para el club de Victoria al convertir 5 goles en el triunfo 7-1 ante Defensores de Belgrano en 1981.

Se había iniciado en las divisiones inferiores de Rosario Central y también jugó en Quilmes, Altos Hornos Zapla de Jujuy, Atlético Bucaramanga de Colombia y Almirante Brown.

“Con presencias como la de Edgardo, podemos ver cómo se humaniza un expediente, y las coberturas tienen como eje a la persona”, concluyó el presidente del IOMA.

noticias relacionadas