Independiente perdió con Rafaela

Independiente, en zona de descenso y con el regreso de Miguel Ángel Brindisi, cayó por 2 a 0 con Atlético de Rafaela, por la décima fecha del Torneo Final. Federico González y Diego Vera convirtieron.

El equipo de Avellaneda, que arrastra siete encuentros sin victorias (el último éxito data del clásico con Racing por 2-0, en la tercera jornada), bajó su coeficiente (1,104) y está cada vez más lejos de Quilmes (1,206), el decimoséptimo en la tabla de los promedios.

El cuadro santafesino (1,283), conducido técnicamente por Jorge Burruchaga, le dio un duro cachetazo al cuadro de Avellaneda, que lució sin respuestas de juego y anímicas, principalmente.

Federico González (Pt. 5m.) y el uruguayo Diego Vera (St. 30m.) convirtieron los goles de la `Crema`, que acumuló 10 puntos sobre los últimos 12 posibles.

El equipo local abrió la cuenta apenas arrancado el partido, tras una salida en falso del lateral izquierdo `rojo`, Federico Mancuello, expulsado al promediar la primera etapa, para completar un panorama oscuro en el equipo de Brindisi.

Mancuello dejó libre el andarivel, por allí le ganó Sebastián Carrera y el ex volante de Arsenal mandó un centro que el ex delantero `rojo`, Federico González, conectó para poner el 1-0.

Previamente, Independiente había desperdiciado la chance situarse arriba en la pizarra, luego de que Guillermo Sara cometiera una grosera equivocación en la salida y le regalara la pelota a Ernesto Farías, que estuvo falto de precisión y perdió el gol, con un remate que salió desviado.

Se esperaba la reacción de Independiente, tras la desventaja, pero lo único que acumuló el visitante fueron nervios e imprecisiones.

Inclusive, la torpeza de Mancuello (cometió una segunda infracción a más de 70 metros del arco y al árbitro Diego Abal no le quedó otra que mostrarle la segunda amarilla) complicó el andamiaje defensivo del `Rojo`.

Además, el elenco de Avellaneda, a pesar de contar con experiencia en la zona central, no pudo hacerse del elemento principal: la pelota.

Y Daniel Montenegro tampoco se hizo del juego y no sólo penó por la falta de precisión.

Por el contrario, Atlético, con prolijidad y seguridad en el traslado, se hizo merecedor de la ventaja en esos 45m. iniciales.

El 1-0 asomaba corto.

Después del descanso, seguramente Brindisi habrá hablado para intentar `ordenar el desorden` que habían exhibido sus dirigidos en el primer período.

Entraron Hernán Fredes por Jonathan Santana y Leonel Galeano por el lesionado Cristian Tula, con el propósito de modificar la situación.

Pero Independiente mostró una imagen pálida, tal vez, peor que la del primer período.

El público `rojo`, además, abandonó la conducta silenciosa del primer tiempo y trocó por hostilidad, exigiendo «mayor sacrificio» a sus jugadores.

Entre los nervios y la falta de variantes en la cancha, el equipo visitante quedó `inmovilizado`, sin respuesta.

Así, Atlético necesitaba dar el golpe justo y lo logró a los 30m., por intermedio del uruguayo Vera, que aprovechó un despeje defectuoso del experimentado Eduardo Tuzzio, otro de los que cumplió una pobre labor.

El conjunto `crema` ganó por mérito propio y desnudó, con crudeza, la realidad de un Independiente, que no puede levantar cabeza.

noticias relacionadas