Homenajean a José Luis Cabezas a 15 años de su asesinato

Al cumplirse quince años del asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas, ultimado de dos disparos en la cabeza por una banda integrada por delincuentes comunes e integrantes de la Policía Bonaerense, se realizaron varios actos en todo el país para recordar el trágico suceso ocurrido en los alrededores de la localidad bonaerense de Pinamar.

El acto principal se realizó en la localidad bonaerense de Mar de Ajó, donde estuvo presente la hermana de Cabezas, Gladys, quien dijo que «el reclamo sigue siendo que no se olviden de Cabezas y que se haga justicia, pero al mismo tiempo quiero que a José Luis se lo recuerde con alegría”.

La hermana del reportero gráfico cuestionó durante el homenaje a su hermano la actuación judicial en el caso, y enfatizó que “lo del Tribunal de Casación fue una vergüenza y una estafa”.

Gladys Cabezas agregó que “si la Justicia en la Argentina no hace lo que es debido, deberemos ir a los tribunales internacionales”.

”Yo hoy no pensaba ir a la cava (de Pinamar), pero la desesperación de saber que estaba todo destruido, abandonado, me decidió a ir para filmar lo que viera y dejar testimonio”, expresó a Télam la hermana de fotógrafo asesinado.

En Mar de Ajó, en el cruce de la calle Almirante Brown y la Costanera, el acto central de homenaje a José Luis Cabezas contó con la presencia de familiares, amigos y un numeroso público, en especial jóvenes, que se acercaron al lugar.

El acto fue convocado y organizado por la familia Cabezas, la FM MAS de Mar de Ajó, Cultura Vallese y el Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara), con la adhesión de la Asociación de Reporteros Gráficos (Argra), la revista Noticias y la agencia Télam, con la actuación de bandas de rock y una murga porteña.

José Luis Cabezas, quien trabajaba para la revista Noticias, fue asesinado en la madrugada del 25 de enero de 1997 por una banda integrada por delincuentes comunes y por miembros de la policía bonaerense que revestían ese verano en la zona de Pinamar.

De acuerdo con lo que se comprobó tras las investigaciones judiciales, el reportero gráfico fue ultimado porque había fotografiado al desaparecido empresario postal Alfredo Yabrán, cuyo rostro hasta ese momento era desconocido pero que ya había sido denunciado por presuntas prácticas mafiosas por el entonces ministro de Economía de la Nación, Domingo Cavallo.

El periodista y compañero de Cabezas, Gabriel Michi, sostuvo hoy en diálogo con Télam que el crimen contra el fotógrafo fue «el mayor atentado contra la libertad de expresión desde el retorno de la democracia» y volvió a señalar las complicidades políticas que «intentaron trabar la investigación».

Michi insistió en destacar la sensación de «impunidad» que generó el «vergonzoso fallo» de la cámara de Casación Bonaerense, que a través de un cambio de carátula permitió que los condenados -a reclusión y a prisión perpetua- hoy estén en libertad.

El crimen de Cabezas también fue recordado por el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo bonaerense, Gabriel Mariotto, quien sostuvo que el asesinato fue producto «de una serie de complicidades políticas y judiciales».

«El compañero Cabezas fue una de las víctimas de la desaprensión, de la intolerancia y la impunidad», afirmó Mariotto en conferencia de prensa luego de participar de la creación de la «mesa de conducción» del Frente para la Victoria (FpV) marplatense.

Por otra parte, el reportero gráfico también fue homenajeado por el gremio de prensa de Rosario; y por el Círculo Sindical de la Prensa de Córdoba y la Asociación de Reporteros Gráficos, quienes reclamaron una «justa resolución» del crimen del reportero gráfico.

Los periodistas señalaron que el asesinato del fotógrafo “es una de las historias más oscuras que nos tocó vivir como trabajadores de prensa y como sociedad, desde la reinstauración de la democracia en 1983”.

noticias relacionadas