Fuerte respaldo de la Unasur a Venezuela frente a la declaración de Estados Unidos

Los cancilleres de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se aprestaban hoy a emitir una declaración de apoyo a Venezuela con motivo del decreto del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que declaró al país caribeño como «amenaza» para la seguridad norteamericana e impuso sanciones económicas y migratorias a siete funcionarios venezolanos.

Los 12 ministros llevaban cerca de cuatro horas reunidos a puertas cerradas junto al secretario general de la Unasur, el ex presidente colombiano Ernesto Samper, en la sede del organismo, en Mitad del Mundo, suburbio de Quito.

Además de la situación derivada del decreto de Obama, los ministros iban a escuchar un informe de Samper y los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, Mauro Vieira, María Ángela Holguín y Ricardo Patiño, sobre la visita que realizaron el 6 de este mes a Caracas.

«Los principios capitulares que dieron origen a la Unasur fueron la defensa de esta región como una zona de paz, el fortalecimiento de la democracia y garantizar los derechos humanos», afirmó Samper al recibir a los cancilleres.

En tanto, el canciller de Uruguay -país que ejerce la presidencia temporal de la Unasur-, Rodolfo Nin Novoa, pidió a sus colegas, al abrir la sesión, «una declaración clara, contundente», que demostrara «la unidad de los países de la región».

Además de Samper, Vieira, Holguín, Patiño y Nin Novoa, participaban del encuentro los cancilleres de la Argentina, Héctor Timerman; Bolivia, David Choquehuanca; Chile, Heraldo Muñoz; Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett; Paraguay, Eladio Loizaga; Perú, Gonzalo Gutiérrez; Surinam, Winston Lackin, y Venezuela, Delcy Rodríguez.

Paralelamente, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó en su programa semanal de radio que los cancilleres de la Unasur estaban preparando «una respuesta regional ante esta nueva y grotesca injerencia de Estados Unidos en un país soberano».

Mientras tanto, unos 80.000 militares y 20.000 civiles iniciaron hoy en cuarteles de toda Venezuela los ejercicios ordenados el miércoles por el presidente Nicolás Maduro «para definir los puntos de defensa ante cualquier agresión estadounidense», los que se extenderán durante 10 días.

«Nosotros estamos en la obligación constitucional de garantizar nuestra independencia, la soberanía, la integridad de nuestros espacios geográficos», afirmó el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino.

El oficial, que dirigió las maniobras en el Centro de Simulación Antiaérea de la Escuela de Artillería, en la guarnición Fuerte Tiuna, en Caracas, explicó que «son ejercicios que fortalecen el apresto, identifican más al soldado con su tarea, con su misión, con su voluntad de vencer».

Padrino agregó que «la defensa de la patria les corresponde a todos los venezolanos y allí debe incorporarse la empresa privada, las instituciones públicas, todas las instancias del gobierno y del Estado».

Maduro, a través de Twitter, felicitó a las fuerzas armadas y al pueblo «por los ejercicios conjuntos que hoy han realizado para garantizar la soberanía y la paz» de Venezuela.

En otro mensaje, el mandatario exhortó: «Unión cívico-militar para seguir teniendo patria y que nuestra tierra sagrada jamás sea tocada por bota imperial. ¡Que viva Venezuela carajo!»

Anoche, en una fugaz visita a Managua, donde fue condecorado por su colega nicaragüense, Daniel Ortega, Maduro pidió a los jóvenes de América latina que envíen «millones de cartas» al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, solicitándole que derogue el decreto por el cual declaró a Venezuela «amenaza» para la seguridad norteamericana.

«Yo los invito a ustedes, juventud de Nicaragua y de América Latina, a que sigamos movilizados en solidaridad con nuestro pueblo y en contra de la agresión imperialista», dijo Maduro.

«Ahora, con las redes sociales, que cada joven exprese a través de una carta, mandémosle millones de cartas a Obama, que rectifique y eche para atrás el decreto infame que declara a Venezuela amenaza de los Estados Unidos», agregó.

Por otra parte, la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) sancionará probablemente mañana la ley habilitante -así se llama en Venezuela a la norma que faculta al mandatario a legislar por decreto- que Maduro pidió por seis meses, luego de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

La Asamblea, que aprobó la iniciativa en general el miércoles, convocó a una sesión extraordinaria para mañana, en la que el plenario de los diputados escuchará el dictamen de comisión y votará el proyecto en particular.

Según publicó hoy el diario Últimas Noticias, «salvo sorpresas», la ley será sancionada -para lo que se requiere la mayoría calificada de tres quintas partes del total de los diputados-, promulgada inmediatamente por Maduro y publicada el lunes en la Gaceta Oficial.

noticias relacionadas