Frutas y verduras de temporada

El Colegio de Farmacéuticos de Avellaneda brinda información para una buena salud.

Calabazas y zanahorias (vitamina A)
El consumo de vitamina A, además de otra época del año, es también imprescindible en otoño e invierno porque, reviste y regenera la piel. También a la que recubre el interior de las vías respiratorias, lo que nos ayudará a evitar infecciones y aliviar los síntomas, como por ejemplo la tos.

La zanahoria contiene la mayor concentración de esta vitamina y se encuentra en forma de betacaroteno, que nuestro intestino se encarga de convertir en vitamina A. Un indicativo de la presencia de betacaroteno en los alimentos es el color anaranjado-rojizo que les proporciona. Por ello las zanahorias, las calabazas, los pimientos y los tomates son grandes portadores, los dos últimos pertenecen a la temporada de verano.

También podemos encontrarla en verduras, donde su color no la delata debido a la presencia de otro pigmento, la clorofila. Estas son la espinaca, acelga, borraja y endibia entre otras, que econtramos con facilidad en el mercado en esta temporada.
En todos los casos es mejor la ingesta del alimento lo más crudo posible, para que conserve todas sus propiedades. No obstante, la vitamina A es la única de las nombradas que no pierde actividad en la cocción por lo que podemos elaborar ricos purés de zanahoria, calabaza y verduras cargados de ella.

Cebollas, ajos y puerros (para calma la tos)
Otro aspecto de los resfriados que se puede mejorar gracias a los alimentos es la expectoración o expulsión de flemas. La cebolla cruda y los ajos, se consideran buenos anti-inflamatorios, expectorantes y protectores del sistema inmune. Los puerros y la borraja también facilitarán esta tarea con la tos, que resulta tan molesta en algunas ocasiones.

Podemos ingerirla o simplemente pelar y abrir la verdura (es especialmente eficaz la cebolla) y respirar su aroma para despejar las vías respiratorias. Todas éstas, pero especialmente el ajo, tienen propiedades purificantes debido a su acción bactericida, además actúa como repelente.

Frutos secos (vitamina E y calorías contra el frío)
Una manera de obtener antioxidantes es en forma de vitamina E que está muy presente en los frutos secos. Estos aparacen en otoño y duran todo el invierno. Son ricos en aceite, y en esta grasa es donde se almacena la vitamina.

Pero los frutos secos desempeñan además, otra función que viene muy bien en estos meses de frío. Debido a su gran contenido en calorías nos ayudan a mantener la temperatura corporal adecuada a pesar de las bajas temperaturas exteriores.

Comisión de Educación del Colegio de Farmacéuticos de Avellaneda.

Consultas e informes: Av. Mitre 686, 3º piso Oficina 31, Avellaneda.
Teléfono: 4201-3801 y 4222-2503.

noticias relacionadas