Finalizó con incidentes la audiencia de la Comisión que investiga las escuchas ilegales en la Ciudad

La audiencia de la Comisión Investigadora Especial de la Legislatura, que analiza la responsabilidad de Mauricio Macri en la causa de espionaje, quedó suspendida ayer a raíz de incidentes, que incluyeron empujones y golpes a periodistas, que se generaron entre los diputados, asesores y el personal de seguridad del Parlamento.

La reunión fue interrumpida cuando prestaba declaración ante los legisladores Sergio Burstein, dirigente de familiares de víctimas del atentado a la AMIA y blanco de las escuchas ilegales que salpican a la gestión de Mauricio Macri.

En ese marco, Burstein respondía por más de tres horas las consultas de los diputados y, en varias oportunidades, mantuvo cruces con los legisladores macristas, que reiteraban preguntas sobre la vida personal del testigo, quien en repetidas veces afirmó que no daría datos al respecto.

Ante una nueva requisitoria de los integrantes del PRO, algunos legisladores manifestaron sus molestias por la insistencia sobre el testigo, al punto de aclarar que Burstein había sido «víctima de las escuchas y no un victimario», lo que llevó al titular de la CIE, Martín Hourest, a pedir un cuarto intermedio para calmar la situación.

Sin embargo, el clima de tensión fue creciendo y se generaron choques verbales entre los diputados, lo que motivó la intervención del personal de seguridad de la Legislatura y la salida abrupta del salón Montevideo de Burstein en medio de empujones.

Asimismo, los periodistas de la Televisión Pública Fernando Alonso y de Radio Nacional Claudio Leveroni recibieron golpes de puño y patadas de parte de asesores del macrismo, según identificaciones hechas por trabajadores de la Legislatura.

Posteriormente, se registraron otros tumultos entre los propios diputados, asesores y otros reporteros que estaban dentro del salón de la Legislatura.

Con este escenario, Hourest suspendió definitivamente la audiencia y pidió la votación de una declaración de «repudio a las agresiones sufridas por los trabajadores de prensa», al tiempo que adelantó que será reprogramada la declaración de Burstein para otra jornada.

noticias relacionadas