Faltan docentes en la Ciudad y ahora buscan acortar la formación para incorporarlos

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, afirmó que «es crítica» la situación por la falta de maestros para cubrir cargos en escuelas por lo cual se dificulta la implementación de algunos programas.

«Tenemos momentos pico durante el año, aquellos en los cuales los docentes hacen cursos para pasar a cargos superiores, en lo que hay 250 grados en las escuelas sin cubrir en donde los chicos están en el aula sin un maestro enfrente», dijo Acuña en diálogo con Télam.

Frente a ello, Acuña apuesta a despertar vocaciones por la docencia en los jóvenes pero fundamentalmente en hacer mas corta la formación de los maestros en los Institutos ya que pierde atractivo al durar siete años.

«Tampoco vamos a buscar docentes a otras jurisdicciones porque de los centros de formación no todos tienen garantía de calidad, no es buscar a cualquier persona para que este frente a nuestros alumnos», refirió la ministra.

Acuña detalló que «queremos que en nuestros institutos de formación, que son de excelencia, apurar la formación para que los jóvenes se puedan recibir más rápido y así ejercer la profesión y volcarlos a nuestros programas».

La ministra planteó como otro problema en este aspecto es que los jóvenes no eligen la carrera docente porque la profesión en si esta desvalorizada por la sociedad.

«A un docente no se lo valora, ya ni siquiera es una cuestión económica porque hoy un docente sin antigüedad con jornada completa ingresa ganando 20.000 pesos, entonces no es que no se elige la carrera docente porque ganan poco», remarcó la funcionaria.
Para Acuña el hecho de que la profesión docente no sea valorada por la sociedad y que «no se respete a la persona que lleva un delantal blanco, influye, junto a la extensión de la carrera, en el hecho de que los jóvenes no elijan la carrera».

«Hoy lo que nos pasa es como una sabana corta o ponemos una pareja pedagógica para reforzar la lectoescritura en los dos primeros años de primaria o cubrimos todas las secciones que tenemos descubierta», refirió Acuña.

La ministra destacó, además, que en la Ciudad se implementan «pausas evaluativas» en los terceros y sextos grados de la primaria para conocer en detalle en que se falla en cada escuela, en cada grado y la capacitación que necesita cada docente».

De acuerdo a los primeros resultados de estas evaluaciones «nos damos cuenta que las matemáticas, en especial la resolución de fracciones, es lo que más bajo están los alumnos en este nivel a la vez que en comprensión de textos», explicó la ministra.

A través de diversas herramientas » vamos a fortalecer la enseñanza en ese aspecto en esas escuelas ya que estas evaluaciones nos permiten definir por sección que es lo que cada docente necesita en función de las evaluaciones de los chicos», indicó la funcionaria.

Uno de los más programas que más acento pone el ministerio es en el de jornada extendida en el que se utilizan espacios fuera de la escuela, como clubes, bibliotecas, polideportivos o sociedades de fomento, para que los chicos continúe unidos al sistema educativo fuera del horario formal del colegio al que asisten.

«En la Argentina sólo en el 11% de las escuelas hay jornada extendida y nuestro desafío es que todas las escuelas porteñas lo tengan. Ya hay unos 3000 chicos en este sistema y las maestras nos han dicho que han mejorado mucho su rendimiento, tienen mas concentración y resuelven mejor los problemas».

«La ciudad de Buenos Aires presenta el problema del pasaje de la primaria a la secundaria allí radica los más altos índices de repitencia y abandono, remarcó Acuña.

Apuntó además que «es todo un cambio para el alumno ese pasaje, por lo que pensamos que con la jornada extendida podemos a acompañar al alumno en este pasaje crítico, ya que en el tercer año ya es muy difícil que abandonen».

«Actualmente no es tan seguro que las escuelas les están dando a los chicos las herramientas que necesitan para enfrentar el mundo laboral o para ingresar a la universidad, por eso ese es nuestro desafío más importante, achicar esa brecha», precisó la ministra.

En este sentido señaló: «En esto las matemáticas es algo fundamental porque construye conocimiento y es acumulativa, es decir si no se la aprende desde la base es muy difícil poder seguirla, lo mismo que la comprensión de textos, para lo cual se debe tener una buena base de lectoescritura».

 

noticias relacionadas