Estudian demoler el edificio en estado crítico

Desde la municipalidad ven muy probable implosionar la estructura, si se comprueba el grado de deterioro avanzado. «Está todo atado con alambre», advierten. Los rescatistas no pierden esperanzas de encontrar sobrevivientes.

La estructura edilicia que quedó en pie luego de la trágica explosión que sacudió Rosario, por cuestiones de seguridad, probablemente deba desaparecer. Es que su demolición definitiva era hoy una de las hipótesis más firmes dado el grado de deterioro que presenta.

“Si el edificio tiene dos tercios en buenas condiciones quizás el resto se puede arreglar; sino es probable que haya una implosión”, estimó el ingeniero Carlos Lloi, de la Dirección de Obras Particulares de la Municipalidad.

El funcionario explicó en declaraciones radiales que la próxima tarea será apuntalar la parte delantera del edificio y luego se comprobará el estado de las propiedades contiguas y las de enfrente.

El riesgo principal justamente es ese: que el edificio no esté apuntalado. “Ya se derrumbó un pedazo; está todo atado con alambre”, afirmó.

La decisión sobre si se realizará la implosión definitiva será luego de consultar a los técnicos más importantes del país, sostiene el diario local Rosario3.

Crédito foto: Télam

noticias relacionadas