En el país mueren 40.000 personas al año por males vinculados al tabaco

Lo dijo el director del Programa Nacional de Control de Tabaco, Mario Virgolini, quien precisó que «cada día mueren al menos 110 personas a causa del cigarrillo. «Si hacemos el cálculo, son 40.000 Sandros desconocidos que padecen este tipo de problemas», reflexionó.

Cada año mueren en Argentina más de 40.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco como la que sufrió el cantante Sandro y, aunque baja el número de fumadores, el 16% de las muertes en mayores de 35 años se debe a complicaciones con el cigarrillo, dijo hoy el director del Programa Nacional de Control de Tabaco, Mario Virgolini.

Tras explicar cómo evitar que el tabaquismo siga siendo la principal causa de muerte evitable en hombres y mujeres en edad adulta, el funcionario del Ministerio de Salud advirtió que cada año fallecen en Argentina más de 40.000 personas por enfermedades relacionadas con esa adicción.

«Si bien hay un descenso del porcentaje de fumadores en los registros oficiales de los últimos años, el 16% del total de las muertes de personas mayores de 35 años se deben a enfermedades relacionadas con el cigarrillo como afecciones cardiovasculares, cáncer y complicaciones respiratorias”, señaló Virgolini.

El funcionario precisó que «cada día mueren al menos 110 personas a causa del cigarrillo; si hacemos el cálculo, son 40 mil muertes anuales, que son 40 mil Sandros desconocidos que padecen este tipo de problemas”.

«Si pensamos que un 747 lleva aproximadamente 350 personas a bordo -ejemplificó-, podemos deducir que el número de muertes es similar al que se produciría si cada 3 días se estrellara un avión de estas dimensiones y todos los pasajeros murieran”.

Para evitar que estas cifras sigan en aumento «es fundamental seguir trabajando en la promoción de ambientes libres de humo que desencadenan el cese del tabaquismo o la disminución de fumadores”, añadió.

Hasta ahora «ya existen diez provincias con legislación en este sentido” dijo y agregó que «el tabaco no sólo daña la salud de las personas que fuman, sino también la de los que los rodean, además de que el humo se propaga y permanece en el ambiente mucho tiempo después de que se apaga el cigarrillo”.

El Programa de la cartera sanitaria nacional incentiva la creación de ambientes libres de tabaco en todo el país porque considera que los sistemas de ventilación actuales son ineficaces para disminuir las sustancias tóxicas presentes en el humo.

También busca reducir los efectos del tabaquismo pasivo en la salud en ambientes laborales, municipios, escuelas, bares y restaurantes 10 % libres de humo.

Según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizadas por el Ministerio de Salud en 2005, en Argentina hay un descenso del porcentaje de fumadores en el sector de los jóvenes.

«Las últimas cifras nos han mostrado una disminución importante en la población adolescente, lo cual marca una tendencia que es irreversible”, aclaró Virgolini y apuntó que sostener esos índices requiere «del instrumento legal que permita pegar un salto más grande, como es la ratificación del convenio marco que está pendiente en el Congreso de la Nación desde el año 2004”.

El hábito de fumar o la exposición al humo del cigarrillo durante el embarazo es peligroso porque el feto se alimenta con el oxígeno y los nutrientes que le llegan a través del cordón umbilical.

Cuando la madre fuma, el bebé recibe todas las sustancias tóxicas del humo del cigarrillo, incluyendo la nicotina, además de recibir menos oxígeno.

Esos bebés pueden nacer con labio leporino y fisura del paladar; menos peso que lo esperado; mayor mortalidad; mayor frecuencia de muerte súbita durante la lactancia. Y si son amamantados por madres fumadoras pueden sufrir inquietud, insomnio, vómitos, diarreas, succión débil y debilidad.

Durante la infancia serán propensos a neumonías, bronquitis, asma y otitis, diabetes juvenil, trastornos de aprendizaje, déficit de atención, mayor ausentismo escolar por enfermedades asociadas con el tabaquismo pasivo, realizarán más consultas al médico y tendrán más probabilidades de ser fumadores en la adolescencia.

noticias relacionadas