El ministro del Interior lanzó un operativo con el objetivo de bajar los accidentes en Semana Santa

Un nuevo sistema de radares fijos y móviles controlarán el exceso de velocidad en las rutas argentinas durante Semana Santa para reducir las 40 muertes que se registraron en 2009 para esta fecha, anunció hoy el ministro de Interior, Florencio Randazzo, al lanzar un operativo que movilizará a 2.600 gendarmes, 700 policias y 180 patrullas viales.

Este fin de semana largo, según la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) circularán al menos 2.500.000 de personas y 7.000 ómnibus de larga distancia, de ida y vuelta (en total 14.000), hacia los diferentes destinos turísticos del país, donde las reservas hoteleras alcanzan el 90%.

«El único objetivo de este plan es salvar vidas», dijo Randazzo, al inaugurar en el Peaje Hudson de la Autopista Buenos Aires-La Plata un sistema de monitoreo para controlar «el exceso de velocidad, principal causa de muerte en las rutas».

El cinemómetro (radar móvil) detectará la infracción y enviará la señal a un segundo vehículo ubicado a dos kilómetros, sobre la ruta, que detendrá al automovilista infractor y le aplicará la multa correspondiente.

«El radar móvil permite hacer algo que antes era imposible: aplicar casi instantáneamente la multa al conductor que cometió la infracción», dijo Randazzo.

El operativo incuye los ya conocidos «limitadores electrónicos» de la velocidad máxima que en los micros de larga distancia es de 100 kilómetros por hora.

Además, se suma un sistema GPS de monitoreo aleatorio sobre 500 micros de larga distancia, en los lugares donde las velocidades permitidas son mayores.

«Son 2.600 gendarmes, 700 efectivos de la policía y 180 patrulleros viales de color naranja los involucrados en el operativo de Semana Santa, además de las policías provinciales y los agentes municipales», precisó el ministro.

A su vez, se pondrá en marcha la base de datos de infractores para detectar a los que cometieron faltas en otras jurisdicciones.

«Ya no más un chofer de micro podrá circular impunemente por otra provincia habiendo sido inhabilitado. La base de datos de infractores impedirá que esto ocurra», dijo Randazzo.

No consumir alcohol antes de salir a la ruta, el uso del cinturón de seguridad y del casco para los motociclistas, y no utilizar celulares mientras se maneja son las otras conductas que se controlarán durante este operativo.

Randazzo anunció que «en una tarea conjunta con las provincias se dispondrán 270 controladores de alcoholemia», al tiempo que recordó los valores de acohol en sangre, que para el que conduce un trasporte de pasajeros es de 0.0, para el automovilista es de 0.5 y para el motociclista, 0.2.

El ministro lamentó que «1 de cada 4 motociclistas víctimas de la inseguridad vial hayan muerto por no usar casco y que el 80% de ellos sean menores de 25 años».

En este sentido, advirtió que además de pararlos y sancionarlos, les regalarán un casco para que entiendan que «esto es cuestión de prevención. De ninguna manera tiene fines recaudatorios».

Los controles se harán en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, las autopistas La Plata-Buenos Aires y Ezeiza-Cañuelas, Richieri, Acceso Norte y las rutas 2, 8, 9, 11,12,14,56,63,34,188 y 205 y en las terminales de ómnibus de larga distancia.

«Los accidentes fatales en rutas bajaron este enero un 21%, respecto al mismo mes de 2009», señaló Randazzo. No obstante, instó a los que conducen a tener más conciencia, ya que «solo de esta manera se garantiza el objetivo de reducir al máximo las muertes por la falta de responsabilidad vial».

noticias relacionadas