El ministro de Agricultura le pidió al titular de la Rural «terminar con la profecía del desaliento»

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, se refirió al discurso en la inauguración de la muestra de la Sociedad Rural y consideró que “escuchar a Biolcati hablando de pobreza y de espíritu confrontativo de nuestro gobierno, es como escuchar a Satanás celebrando la misa de Gallo en jueves santo”.

Desde la India, donde se encuentra en una misión comercial con funcionarios y empresarios, el titular de la cartera de agricultura llamó a “erradicar el discurso permanente del desencuentro”.

«Biolcati pronosticó que íbamos a tener que importar trigo; falso, este año vamos a tener una producción de mas de doce millones de toneladas. Asistimos a una cosecha que va a superar los cien millones de toneladas de granos y oleaginosas», constrastó Domínguez.

Recordó además, que el dirigente ruralista, «cuando pusimos en marcha los fondos rotatorios para el sudoeste para asistir a los pequeños productores, nos descalificó».

«Qué pena que el presidente de la Rural no haya reconocido que hoy, el productor ganadero tiene precios como nunca tuvo. Con el aumento del peso mínimo de faena, Argentina está recuperando el volumen en ganadería que el territorio le permite», aseveró.

A renglón seguido remarcó: «Qué pena que no reconozca que con el aumento del corte de biodiesel la soja aumento su valor».

«Cuando lo invitamos a participar en la planificación del Plan Estratégico Agroalimentario, donde participan las veinticuatro provincias, cuarenta y dos facultades, instituciones como el PNUD, CEPAL, FAO e ICA y más de cien referentes empresariales, igual nos criticó», sostuvo Domínguez.

El ministro dijo que «escuchar a Biolcati hablando de pobreza y de espíritu confrontativo de nuestro gobierno, es como escuchar a satanás celebrando la misa de Gallo en jueves santo».

El titular de la cartera de Agricultura puntualizó que «en la Argentina hay trece millones setecientas mil hectáreas que la agricultura le gano a la ganadería y esto creó una estructura productiva en la última década en la Argentina donde el 77 por ciento de la tierra está en manos de contratista organizadores del negocio».

«Lo que hemos tratado desde el ministerio es poner en el centro de la discusión cuál es el sujeto agrario a defender. Para nosotros es el que trabaja la tierra, asume riesgo, compra e invierte; queremos más producción con más granos y mas productores. Es hora de terminar con las profecías del desaliento», concluyó el ministro.

noticias relacionadas