Durante el 2010, ocho mil personas recurrieron al Servicio de orientación «Fonodroga»

Fonodroga es un Servicio de Orientación y Atención telefónica (0800-2225462) dependiente de la Subsecretaría de Atención a las Adicciones (SADA) del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, que conduce Baldomero Alvarez de Olivera. Las personas pueden llamar gratuitamente a dicha línea telefónica durante las 24 horas los 365 días del año, para solicitar ayuda para sí mismos o para terceros ante el consumo problemático de drogas.

El servicio de Fonodroga se encuentra a cargo de profesionales especializados que brindan contención, orientación y finalmente realizan la derivación de personas con consumo problemático de drogas hacia los CPA, (Centros Provinciales de Atención a las Adicciones) servicios públicos y gratuitos de la Provincia de Buenos Aires que dependen de la Secretaría de Atención a las Adicciones del Ministerio de Desarrollo Social. Este servicio de consulta telefónica, que forma parte de las políticas orientadas a la lucha contra las adicciones implementadas por el gobernador Daniel Scioli, es de fácil acceso, permite un rápido contacto y es anónimo

Por su parte, el ministro de Desarrollo Social, Baldomero Alvarez de Olivera, destacó la importancia de este servicio de atención telefónica gratuito afirmando: “de esta forma estamos profundizando el trabajo en prevención de adicciones y principalmente en la población más vulnerable como lo son los jóvenes” y agregó: “recordemos que para este año hemos duplicado el presupuesto en el área de adicciones para continuar mejorando la atención y las distintas acciones en materia preventiva”.

Profesionales del área de adicciones informaron que la señal de alarma frente al consumo “comienza primero en los familiares antes que en los propios consumidores”. En tal sentido, uno de cada cuatro llamados es realizado por la madre del consumidor. De las 8.000 consultas recibidas a través de Fonodroga durante el año pasado, un 25% fueron realizadas por madres de jóvenes con problemas de drogas, mientras que un 13.4% de los llamados fueron efectuados directamente por la persona involucrada en el consumo. Con menos frecuencia las consultas fueron hechas por hermanos, 8%; otros familiares, 4,2%; profesionales, 9%; parejas, 6,1%; amigos, 3,2%; hijos, 1,3% y otros, 29,05%.

En aquellos casos en los que se pudo determinar cuál era la sustancia principal que consumía la persona que consultaba, o por la que se consultaba al servicio, se observó que el alcohol (26.7%), la cocaína (24%), la marihuana (23,4%) y la pasta base (11%), concentraron la mayoría de los llamados.

En cada CPA se trabaja con el paciente y con el entorno familiar de manera semanal, ya que el programa considera a la familia como grupo social primario, inseparable del contexto socio-cultural en que está inserto el paciente. Cuando una familia se acerca al Centro se le explica la oferta terapéutica, luego hay una evaluación al paciente y del entorno familiar y por último, se le ofrece este espacio para trabajar juntos.

Las intervenciones que realizan los profesionales posibilitan por un lado la inserción en un tratamiento y por otro el acompañamiento de aquellos pacientes que, por indicación de los profesionales de los diferentes CPA, llaman al servicio para recibir contención en situaciones problemáticas. De este modo, el servicio garantiza durante 24 hs. el trabajo articulado entre las distintos tipos de atenciones que la red ofrece.

En cada llamado a Fonodroga se distinguen tres momentos: la escucha del planteo del consultante, para descubrir qué fue lo que lo impulsó a pedir ayuda; el ordenamiento del relato que hace el operador y la resolución y cierre, que es el principal objetivo: la motivación para que se acerque a uno de los Centros de la SADA.

Uno de los principales objetivos del servicio es lograr que las personas que llaman puedan pensar posibles soluciones ante el problema que motiva la consulta. De esta forma el servicio se constituye en una herramienta para que la persona pueda comenzar un tratamiento en alguno de los Centros Provinciales de Atención a las Adicciones (CPA) de la Subsecretaría.

Además del trabajo específico puertas adentro del CPA, el programa busca propiciar articulaciones intersectoriales e interinstitucionales que posibiliten la construcción de un modelo de abordaje integral de las problemáticas asociadas al consumo, implementando talleres de capacitación dirigidos a referentes comunitarios, familias y jóvenes a fin de brindar herramientas conceptuales y metodológicas relativas al consumo problemático de sustancias.

Cabe destacar que en total, la provincia de Buenos Aires cuenta con una Red de Atención a las Adicciones conformada por 183 CPA, 9 Centros de Internación y 10 Casas de Día, servicios distribuidos en todo el territorio provincial, que atienden a unas 18 mil personas por mes. Cada uno de ellos cuenta con un equipo técnico integrado por psicólogos, trabajadores sociales, operadores terapéuticos y comunitarios, que atienden a personas afectadas por consumo problemático de drogas, o que solicitan asesoramiento.

«Con esta modalidad de trabajo se está continuando con las políticas sobre el tema de la lucha contra las adicciones que tanto la Nación como el gobierno de Daniel Scioli han decidido profundizar», aseguró el ministro Baldomero Alvarez de Olivera. Recordemos que para el año en curso la Provincia duplicó el presupuesto en el área de adicciones para continuar mejorando la atención y la prevención”, agregó.

noticias relacionadas