Dieron de alta a la madre y a la beba recuperada en Chacabuco

Lucía, mamá de Pía, la beba robada del hospital Nuestra Señora del Carmen del partido bonaerense de Chacabuco, salió este jueves conmocionada del centro asistencial con su hija dormida en sus brazos y en medio de los aplausos de los vecinos, mientras los seis detenidos acusados de la sustracción declararon en la fiscalía de Junín.

“Todavía no caí en lo que pasó, siento una alegría inmensa.

Hasta que apareció Pía estuve encerrada en una habitación con la policía y gente que entraba y salía, ella no durmió en toda la noche”, dijo Lucía Graduazzo, de 26 años, al salir del hospital junto a su marido Guillermo Sala, de 20 años.

El secuestro de la beba ocurrió este miércoles al mediodía cuando una mujer vestida con delantal de enfermera ingresó a la sala donde estaba internada Lucía y se llevó a la niña con la excusa de tener que realizarle un control en neonatología.

En forma inmediata la policía cercó el perímetro de Chacabuco y comenzó a recabar datos de personas que vieron a la mujer, hasta que seis horas después se allanó un domicilio en una zona de quintas, en las afueras del partido, donde se encontró a la beba.

Lucía, acompañada por su suegra Fabiana de Salas, contó que la mujer que se llevó la beba “entró y me sonrió, pero al principio pensé se había confundido, que venía a ver a la chica que estaba conmigo”.

Todavía conmocionada por lo sucedido y con Pía durmiendo en sus brazos, precisó que la mujer “me dijo que se la llevaba para hacer un control. Pero le sentí mucho olor a cigarrillo, por lo que presentí algo raro”.

“Me di cuenta de eso cuando se iba, así que cuando llegó mi mamá le comenté lo que pasaba, ella fue a buscarla a Neonatología pero no estaba. No tengo ni idea como a una mujer se le puede cruzar hacer algo así”, subrayó la madre de la pequeña.

El papá, Guillermo Sala, dijo a Télam que “a todos nos volvió el alma al cuerpo cuando apareció Pía”, agregó que no tenían “ni idea de lo que había sucedido con la pequeña” y aseguró que su esposa “aún está con asistencia psicológica porque todavía no cayó de todo de lo que le pasó” La policía detuvo en la casa donde se encontró a Pía, ubicada en el Cuartel I de Chacabuco, a Claudia Benecon, de 33 años, acusada de haber sustraído a la niña, su pareja Heraldo Echeverría, de 46 y, en otros domicilios dentro de ese partido, a Marcelo Santos, de 34 años; Silvia Gómez, de 43; Jorge Leme, de 50 y Micaela Rojas, de 20.

Todos los detenidos declararon este jueves en horas de la mañana en la UFI 4 a cargo de Silvia Ermácora, en los Tribinales de Junín, en una causa que lleva adelante la jueza María Laura Durante, quien calificó a los ilícitos como “sustracción de menor, retención, ocultamiento y supresión de identidad”.

Benecon “es la mujer que los testigos identificaron como quien se llevó la beba del Hospital y Santos, es su esposo, que estuvo detenido 11 años”, informó una fuente policial.

El jefe distrital Darío Ferrero precisó que la mujer “fue falseando su embarazo y este miércoles a las 11 llamó diciendo que había dado a luz”, y comentó que “entre los detenidos se encuentra una pareja que habían sido elegidos para ser los padrinos de la supuesta hija”.

Si bien los amigos de la pareja aseguran que fueron engañados “se está evaluando su grado de complicidad tras conocerse que fueron ellos quienes ayudaron a la mujer a ir del hospital a la quinta donde fueron encontrados y, además, daban fe de que la beba pateaba en el vientre de la madre”, agregó el comisario.

Fuentes policiales indicaron que en el allanamiento efectuado en la vivienda que compartían Benecon y Santos se encontraron escopetas y revólveres de diverso calibre.

Ferrero precisó que el dato clave para dar con la mujer fue aportado por una enfermera del hospital, que dijo haber visto a la mujer en la sala de ginecología y que cuando se acercó para preguntarle cual era su problema, le comentó que había ido a realizarse un control por un posible embarazo.

Benecon fue acusada de sustracción, retención y ocultamiento de menor de diez años y supresión de estado civil, mientras que Echeverría fue imputado por retención, ocultamiento y supresión de estado civil, informó la fiscalía en un comunicado.

La UFI 4 destacó, además, que Santos y Rojas están imputados de ser participes necesarios en la sustracción, retención y ocultamiento de Pía, mientras que Lemme y Silvia Gómez fueron procesados por encubrimiento agravado y partícipes secundarios.

noticias relacionadas