“En defensa de las dos vidas”

Convocados por la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, familias de todo el país llegarán este sábado desde las 15 horas al Obelisco para bajo el lema “Salvemos las dos vidas” manifestar su compromiso con el niño por nacer y con las madres que los llevan en su vientre. contará con la presencia de Diego Malito, concejal de Cambiemos por Avellaneda, quien participará como parte de las acciones conjuntas que se vienen realizando con la iglesia católica y grupos provida.

“Este sábado, miles de creyentes de distintos puntos del país se reunirán en el Obelisco para pedir la no aprobación en el Senado de la Nación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, que tiene media sanción de la Cámara de Diputados y merece múltiples objeciones, sobre todo por violar el derecho a la vida y afectar distintas libertades”.

Una movilización gigantesca se espera este sábado 4 de agosto en el centro de la Ciudad de Buenos Aires. “Semana de la ola celeste”, en toda Argentina. Es que convocados por   iglesias cristianas, familias de todo el país llegarán al Obelisco para bajo el lema “Salvemos las dos vidas” manifestar su compromiso con el niño por nacer y con las madres que los llevan en su vientre.

El encuentro se realizará desde las 15 horas y tiene como objetivo principal pedirles a los senadores de la Nación que privilegien el valor supremo de la vida, que durante estas semanas de debate fue manifestado por científicos y especialistas, y el 8 de agosto
rechacen el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (aborto).

Esta marcha por la vida, organizada por la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, contará con la presencia de Diego Malito, concejal de Cambiemos por Avellaneda, quien participará como parte de las acciones conjuntas que se vienen realizando con la iglesia católica y grupos provida.

En esa línea, el dirigente de Cambiemos estuvo también el domingo pasado en la misa
especial por las dos vidas, que se celebró en la catedral Nuestra Señora de la Asunción de Avellaneda, con una gran convocatoria de fieles que oraron por la defensa de la vida.

La celebración fue oficiada por monseñor Rubén Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús y se desarrolló como parte del llamado de la Conferencia Episcopal Argentina a renovar la esperanza de que Vale Toda Vida: “Creemos en la responsabilidad de la vida, creemos en el que es más vulnerable, que es un otro que tiene que ser respetado y que tiene derecho fundamental de vivir. ¡Queremos vivir como nosotros creemos, como pensamos!”, señaló durante la homilía.

Además, hizo un llamado especial a los senadores que votarán la ley el próximo miércoles: “Que el Señor los siga inspirando para tomar decisiones; recuerden que no son fuente sino que tienen la responsabilidad de saber escuchar, no solo las leyes o los ámbitos positivos, sino fundamentalmente las cosas que son de derecho natural”.

Estas declaraciones van en línea con lo manifestado por el Papa Francisco en su Carta
sobre la Santidad: “La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y
apasionada porque allí está en juego la dignidad de la vida humana siempre sagrada y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo. Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la
postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y los ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud y en toda forma de descarte”.

Por su parte, el comunicado emitido por la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina hace hincapié en los motivos para rechazar esta ley: “El aborto no es la interrupción de un embarazo. El aborto intencional es un acto de extrema violencia que termina con la vida de un inocente”.

noticias relacionadas