Condenan a Levy y absuelven al resto de los imputados por el incendio del boliche Cromañón

El empresario Rafael Levy, dueño del boliche Cromañón, fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión por el incendio en el que murieron 193 personas en ese local en 2004, pero tres ex funcionarios del Gobierno porteño y un ex comisario fueron absueltos.

La decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 24 porteño, que implica que ninguno de los imputados vaya preso, fue repudiada por familiares de las víctimas, quienes golpearon el blíndex que los separaba de los acusados e insultaron al fiscal Jorge López Lecube y al abogado José Iglesias, que representa a la mayoría de los fallecidos.

«Ocho años y no hay nadie detenido. ¿Dónde están los presos?», vocifera uno de los familiares que protestaban al término de la audiencia realizada en los tribunales de Retiro, en particular al paso del fiscal o de alguno de los letrados querellantes.

Nilda Gómez, madre de Mariano Benítez, se quejó de que nadie esté detenido pese a que «Cromañón es un crimen de Estado» y, al borde del llanto, calificó las absoluciones como «absurdas».

«No estoy conforme y no voy a decir nada más», afirmó el abogado Iglesias, cuyo hijo Pedro también murió en la tragedia, mientras que otro de los querellantes, Patricio Poplavsky, dijo que espera que Casación revoque las absoluciones.

Apenas pasadas las 14.30, el presidente del TOC 24, Marcelo Alvero, leyó la sentencia en la que se condenó a Levy como «autor de incendio culposo calificado por haber causado la muerte de 193 personas y lesiones a por lo menos 1.432 a la pena de cuatro años y seis meses de prisión».

Como Levy sólo irá preso si la sentencia es confirmada por la Cámara Nacional de Casación Penal, se le impusieron como condiciones la prohibicion de salida del país, la fijación de un domicilio y comparecer semanalmente a la secretaria del tribunal.

En tanto, el empresario, dueño del local de Bartolomé Mitre al 3000, en el barrio porteño de Once, fue absuelto por «cohecho activo» (pagar coimas), tal como lo habían pedido los fiscales, pese a que las querellas habían reclamado condena por ese delito.

Lo que más sorprendió a los familiares y abogados fue que el TOC 24 absolvió de todos los delitos por los que estaban acusados al ex secretario de Seguridad porteño Juan Carlos López, a su entonces segundo, Enrique Carelli, al ex director de Seguridad Privada, Vicente Rizzo y al ex comisario de la seccional 7ma., Gabriel Sevald.

López, que formaba parte del gobierno de Aníbal Ibarra -destituido por este caso pero nunca imputado por la Justicia- es el ex funcionario político de mayor rango que había llegado a juicio por Cromañón y si bien no se conocieron los fundamentos de la sentencia, que se leerá el 3 de agosto, se estima que los jueces consideraron que no tuvo responsabilidad en la tragedia.

El fallo de los camaristas Alvero, Raúl Llanos y María Cecilia Maiza sólo coincidió con los fiscales Jorge López Lecube y José María Campagnoli en cuanto al pedido de condena de Levy y fueron descartadas sus solicitudes respecto de los ex funcionarios.

En sus alegatos, los fiscales habían reclamado cinco años y tres meses de cárcel para Sevald por «cohecho pasivo» (recibir coimas) y cinco años para los tres ex funcionarios por «incendio culposo seguido de muerte».

En tanto, las querellas habían pedido penas de hasta 26 años para Levy por entender que el incendio había sido doloso (con intención), de once para Sevald y de cinco para los ex funcionarios.

Otro de los puntos del veredicto fue el rechazo de la demanda civil entablada por Alberto Urcullu, único padre de una víctima, María Sol, que logró participar del juicio penal para exigir un resarcimiento.

La tragedia ocurrió el 30 de diciembre de 2004, cuando la banda de rock Callejeros tocaba en Cromañón y un grupo de jóvenes nunca identificados arrojó bengalas que incendiaron el techo, lo que causó la muerte de 194 personas y miles de heridos.

Por el episodio, se realizó un primer juicio entre 2008 y 2009 en el que hubo condenas por «incendio doloso», aunque luego la Cámara de Casación Penal consideró que fue un hecho «culposo» y ordenó fijar penas menores.

Actualmente todos los condenados están libres, a pesar de las penas impuestas en el primer juicio.

El ex gerenciador de Cromañón, Omar Chabán, está condenado a ocho años de cárcel; el ex subcomisario de la seccional 7ma., Rubén Carlos Díaz, a seis años; y Raúl Villarreal, ex mano derecha de Chabán, a la misma pena.

De la banda Callejeros, el cantante Patricio Santos Fontanet y el manager Diego Argañaraz fueron sentenciados a cinco años de prisión, el baterista Eduardo Vázquez a cuatro años y los ex funcionarios porteños Fabiana Fiszbin a cuatro años, Ana María Fernández a tres años y medio y Gustavo Torres a tres años y nueve meses.

En tanto, los jueces fijaron penas de prisión en suspenso para el resto de los integrantes de la banda: Juan Alberto Carbone (tres años), Christian Torrejón (tres años), Maximiliano Djerfy (dos años y medio), Elio Delgado (dos años y medio) y Daniel Cardell (dos años).

noticias relacionadas