Caso García Belsunce: acusan a Bártoli de nuevos hechos de encubrimiento del crimen

Guillermo Bártoli, cuñado de María Marta García Belsunce, quedó acusado de nuevos hechos tendientes a encubrir el crimen ocurrido en 2002, como mover el cuerpo de la víctima, cambiar su ropa y ordenar la limpieza de la casa y tirar un pantalón manchado con sangre.

Esta situación se dio luego de que el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro hizo lugar al pedido de la fiscal Laura Syseskind de ampliar la imputación por encubrimiento agravado por la que Bártoli llegó a juicio, ante la aparición de lo que considera nuevas pruebas en base a un peritaje de audio y la declaración de testigos.

“Yo ya entré culpable a este juicio, me quieren colgar en la plaza pública. Esto pasa porque no hay ninguna prueba en contra mía y las están inventando”, dijo Bártoli a Télam entre lágrimas y conmocionado por las nuevas acusaciones.

“Soy inocente del asesinato y del encubrimiento. Me dicen que judicialmente es mejor, pero humanamente esto me hace mierda porque nos están mintiendo en la cara”, agregó.

Poco antes, en la audiencia, el codefensor de Bártoli, Eugenio Blanco, dijo que “la imputación carece de motivación y vulnera el derecho de defensa” y pidió a los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia que se declare nulo el pedido fiscal.

Pero el tribunal hizo lugar al planteo por “falta de perjuicio a la defensa” de Bártoli y suspendió el debate hasta el martes próximo para que los abogados puedan incorporar nuevas pruebas, tal como lo prevé el artículo 359 del Código Procesal bonaerense.

“Esto no es en perjuicio de Bártoli, obra en su beneficio por cuanto aborta la posibilidad de que sea sometido a un juicio posterior”, sostuvo Ortolani al fundamentar su voto y Márquez agregó que “no es emisión de opinión sobre la prueba” que se valorará al momento del veredicto.

Los magistrados aclararon que “es una situación divergente a las dos oportunidades anteriores”, cuando la fiscalía intentó imputar a Bártoli como coautor del homicidio de María Marta, una apenas comenzó el juicio y otra después de que se escuchara un peritaje.

Al iniciarse la audiencia de hoy, la fiscal pidió la palabra y afirmó: “El 27 de octubre de 2002, a las 19.07, Bártoli se hallaba presente en el interior del domicilio que habitaba el matrimonio Carrascosa y en circunstancias en que Carrascosa llamaba a OSDE, Bártoli, junto al viudo y una mujer que a la fecha no ha podido individualizarse, procedió a alterar el escenario de los hechos y a la manipulación del cuerpo”.

La fiscal explicó que esto surge del peritaje de voz realizado por Gendarmería Nacional sobre esa llamada, efectuada a las 19.07 del 27 de octubre de 2002, luego de que Carrascosa supuestamente hallara muerta a su esposa y pidiera una ambulancia.

Syseskind dijo que las acciones de Bártoli fueron “movilizar el cuerpo del lugar en donde había quedado tendido y proceder al cambio de ropas de la misma quitándole una camisa blanca y un pantalón tipo bombacha de gaucho color beige, colocando en su lugar una calza azul y una remera de color claro”.

Entonces para la fiscalía, el imputado “colaboró a instalar la idea de que el fallecimiento de María Marta obedecía a un accidente doméstico en lugar de ser una muerte con pérdida de masa encefálica, tal como lo transmitió el señor Jorge González Zuelgaray y a Miguel Hamilton Taylor y a los demás concurrentes al velatorio, incluido el fiscal y el personal policial”.

González Zuelgaray es un médico al que Bártoli llamó tras el “accidente” en el baño para pedirle que preparara una sala en el hospital Austral para llevar a María Marta en la ambulancia, mientras que Taylor es quien lo acompañó a tramitar el certificado de defunción, recordó hoy el imputado.

Luego, se lo acusó de “modificar el escenario del crimen dando órdenes para que se limpiara, brindando además los elementos necesarios, y dando directivas para ello a (la masajista) Beatriz Michelini y al día siguiente, a (la mucama) Mirta Molina para que se limpiara, se ventilara y se ordenara toda la casa”.

Según Syseskind, luego “se perfeccionó dicho accionar con (la mucama) Ema Benítez, a quien expresamente le solicitó que tirara un pantalón con manchas de sangre perteneciente a Carrascosa”, situación que la mujer declaró la semana pasada.

“De este modo, todas las acciones fueron realizadas por él para ocultar, alterar o hacer desaparecer rastros y pruebas del delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego del que fuera víctima su cuñada María Marta”, remarcó.

Adrián Murcho, co-defensor de Bártoli, adelantó a Télam que para contrarrestar la imputación de la fiscalía analiza presentar un perito para que analice el contenido de la grabación de OSDE y pedir que vuelvan a declarar los testigos mencionados por la fiscal.

noticias relacionadas