Aseguran que mejoró la calidad del aire y el agua del Riachuelo por los trabajos de limpieza

El Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan José Mussi, aseguró que como resultado de los trabajos de limpieza hay «un mejoramiento» en la calidad del aire y el agua en la cuenca Matanza Riachuelo, al dejar inaugurado un laboratorio de análisis toxicológico en el Hospital Alejandro Posadas.

“Hemos detectado que ha mejorado la calidad del aire y el agua, especialmente en los afluentes que llevan agua al Riachuelo. En la medida en que vamos alejando chatarra y reconvirtiendo empresas, va disminuyendo la incidencia de sustancias tóxicas en el organismo de la población», destacó Mussi, presidente de la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR).

El funcionario ambiental inauguró un laboratorio de análisis toxicológico clínico en el Hospital Posadas, de la localidad bonaerense de Haedo, que estará abocado a la detección de los niveles de plomo, cromo, mercurio, benceno y tolueno en fluidos corporales (sangre, orina y plasma).

El laboratorio es el cuarto y último de los cuatro que conforman la Red de Laboratorios de la cuenca, con una inversión total de casi 10 millones de pesos.
«Esperamos poder contribuir a mejorar las condiciones de vida y de salud de la población, uniendo el proyecto de laboratorio con lo que ya es el histórico centro nacional de intoxicaciones del hospital para disponer así de una unidad toxicológica muy fuerte», aseguró Lucrecia Raffo, directora ejecutiva del centro asistencial.

El laboratorio, que cuenta con una superficie cubierta de 70 metros cuadrados, está preparado para dar respuesta a los requerimientos del 32% de la población de los 14 partidos que conforman la cuenca, unas 2.560.000 personas.

«El otro día un trabajador de ACUMAR que estaba en el Riachuelo me llamó para decirme: ´hay una tortuga´. Vale decir que apareció nuevamente vida. Todo esto igual va a llevar mucho tiempo porque son 200 años de desidia, de vuelcos sin control», dijo el funcionario.

Mussi informó que ya se extrajeron todos los autos y barcos hundidos (169 en total) y se reconvirtieron 192 empresas, que adaptaron sus procesos industriales a modalidades no contaminantes para el medioambiente. «Otras 285 empresas, en cambio, fueron clausuradas por no haber cumplido con esa exigencia», dijo.

«Es una tarea larga y difícil. Clausurar es muy fácil, pero queremos dar todas las posibilidades para proteger lo más importante que ha recuperado la Argentina en los últimos años, que es el empleo. Por eso tratamos por todos los medios de conseguir que las industrias se reconviertan», aseguró Mussi.

Por su parte, el Director General de Salud de ACUMAR, Fernando Nunes, remarcó el impacto positivo que en la salud de la población tienen otras acciones que forman parte de políticas públicas para el abordaje integral de la problemática, como «la expansión de la red de cloacas y agua potable, la relocalización de villas y asentamientos, y la construcción de viviendas dignas».

Del acto también participó el intendente de Morón, Lucas Ghi, y el vicepresidente de la ACUMAR, Antonio Magallanes, entre otros funcionarios nacionales y municipales.

noticias relacionadas