Analizan sancionar al jardín que humilló a los niños cuyos padres no estaban al día con las cuotas

El jardín de Infantes “El Abuelito”, de la localidad bonaerense de González Catán, que negó medallas y diplomas a los egresados de preescolar cuyos padres debían cuotas, fue cuestionado en su “capacidad de educar en el respeto los otros” por las autoridades educativas, quienes estudian aplicarle sanciones.

La ministra de Educación bonaerense, Silvina Gvirtz, manifestó estar “conmovida” por el suceso y aseguró que “estas situaciones indignan ya que de los tantos principios que guían la educación, el concepto de bien público es uno de los valores irrenunciables”.

La funcionaria recalcó que la familia afectada “merece una disculpa”, al tiempo que ordenó una “urgente investigación sobre la condición de legalidad del establecimiento y la responsabilidad por el atropello moral sufrido”.

El hecho se conoció a través de las redes sociales por un video publicado por los padres de los chicos, quienes denunciaron haber recibido “maltrato y humillación” durante un acto de fin de año.

En el video, se puede ver a una nena bajando del escenario con una medalla y un diploma y una bolsa con trabajos y, a muy corta distancia, dos docentes pidiéndole que devuelva esos objetos ya que los padres no habían pagado la cuota correspondiente.

El jardín, ubicado en Cobos al 5900, en el barrio Independencia de esa localidad del partido de La Matanza es privado y no tiene subsidio ni municipal ni provincial, pero la Dirección de Provincial de Gestión Privada (DIPREGEP) estudia sanciones junto al municipio.

“Lo que pasó es una aberración que nadie puede tolerar, y mucho menos el Estado, que es de quien depende la educación en toda la provincia”, dijo a Télam el Director provincial de Educación de Gestión Privada, Néstor Ribet.

El funcionario anticipó que “el tipo de sanción o de acción judicial se va a estudiar de manera conjunta con el municipio de La Matanza, quien hará las presentaciones a la justicia ya que violentaron el derecho de los niños”.

El hecho se conoció a través de las redes sociales por un video publicado por los padres de los chicos, quienes denunciaron haber recibido “maltrato y humillación” durante un acto de fin de año.

En el video, se puede ver a una nena bajando del escenario con una medalla y un diploma y una bolsa con trabajos y, a muy corta distancia, dos docentes pidiéndole que devuelva esos objetos.

Ribet repudió la decisión de los directivos del jardín “El abuelito” y aclaró que la “educación es un derecho personal y social que debe ser siempre protegido”.

La institución “es un emprendimiento privado que no está registrado en el sistema educativo de la provincia de Buenos Aires.

Esta situación impide que la Dirección de Escuelas intervenga directamente”, explicó e informó que las acciones “se harán de manera mancomunada con el municipio, con quien además seguiremos trabajando para promover la regularización de todos los servicios que existen”.

Un vocero municipal consultado por Télam señaló que “el jardín es totalmente privado” pero que de todas maneras estudian la manera de intervenir junto con la DIEGREP.

La mamá de uno de los alumnos explicó en diálogo con la prensa que “mi hijo no entendía lo que pasaba. Era el esfuerzo de todo el año. Le dijimos a la directora que eso no se hace, que era preferible no darle nada antes que dárselo y sacárselo”.

“Mi nene volvió a casa muy mal, triste, enojado. Sé que debía dos cuotas, pero no es motivo para hacerle eso a mi hijo o a los demás nenes”, resaltó.

Al respecto, Ribet aclaró que “el jardín estaba registrado como comunitario por lo cual no podía cobrarles una cuota a los alumnos, es decir que aquí tenemos presente otro tema por el cual investigar a las autoridades”.

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, aseguró que la escuela “debe ser un escenario transmisor de valores”.

“Si a un niño le ponen como un bonete diciendo que su padre es moroso, se transgrede un valor fundamental que es el de respeto al otro”, dijo el ministro al tiempo que manifestó sus dudas “sobre si los directivos de esa escuela están en condiciones de educar”.

El hecho reconoce como antecedente lo ocurrido en otro jardín de infantes de la ciudad de Salta cuando la dirección de Defensa del Consumidor de ese municipio impulsó la clausura de otro jardín, donde se colocó sobre el delantal de una niña de tres años una notificación de mora en el pago destinada a sus padres.

Sileoni manifestó que “eso de sacarle la medalla se hace en el ámbito militar para aquellos que son degradados por haber cometido delitos aberrantes. Esa situación se debe resolver en otro plano que no puede ser poniendo a los pibes como rehenes”.

Funcionarios de la dirección de Educación Privada bonaerense, junto con miembros del ejecutivo municipal de La Matanza, se acercaron hoy al jardín de infantes donde los docentes les quitaron el diploma a los egresados que debían cuotas y encontraron las puertas cerradas por lo cual aseguraron que mañana emitirán un comunicado.

noticias relacionadas