Adictos a Internet

Escribe: Ing. Fabián H. Montefinal.

Hace algunos años que Internet se ha convertido en una herramienta de uso diario para la mayoría de las personas. Las posibilidades de acceso a información de todo tipo a distancia de un “click” la llevaron a ser la primera fuente en la que se buscan las respuestas a las necesidades de cada uno.

Sin embargo, las infinitas posibilidades que ofrece Internet para facilitar muchas de las actividades humanas y contribuir a una mejor satisfacción de sus necesidades conviven con algunos riesgos implícitos que se deben prevenir, especialmente entre los niños y adolescentes.

Toda actividad que se desarrolle en el mundo “físico” trae riesgos que se controlan y evitan por medio de conocimientos y experiencias aprendidos durante años.

En el caso del uso de Internet, los adultos en su gran mayoría tienen mucho para aprender y no cuentan con esa experiencia necesaria para protegerlos. La navegación de páginas web, la publicación de información sensible en las redes sociales, el correo electrónico, la mensajería instantánea, los juegos en red, entre otros usos de la red, pueden comportar algún riesgo, al igual como ocurre en las actividades que realizamos en el mundo “físico”.

Por otra parte, el ritmo de vida actual lleva, en muchos casos, a que el padre y la madre pasen muchas horas trabajando fuera de casa y que los niños tengan vía libre para acceder a los contenidos de la televisión y de Internet sin el control de ellos. Si la computadora familiar no dispone de filtros que limiten el acceso a las páginas inadecuadas, los niños se irán encontrando allí con toda clase de contenidos, servicios y personas, que no siempre fiables ni convenientes para su edad.

Por desconocimiento o por falta de tiempo, hay muchos padres que permiten a sus hijos estar absorbidos por Internet y no son conscientes de estos peligros, que ya se daban en parte con la televisión y los videojuegos y que ahora se multiplican en Internet, cada vez más omnipresente y accesible a todos
Se debe estar atento. En todo ser humano lo que empieza por curiosidad puede acabar en una adicción, e Internet no es una excepción.

La adicción a Internet (denominda IAD por su nombre en inglés Internet Adiction Disorder ) ya figura dentro de las enfermedades de este siglo y considera que una persona tiene IAD cuando de manera habitual es incapaz de controlar el tiempo que está conectado a Internet, relegando las obligaciones familiares, sociales, académicas y profesionales, incluso robando horas al sueño y reduciendo el tiempo de las comidas.

Las consecuencias de esto es un mayor cansancio e irritabilidad de, así como la debilidad del sistema inmunológico y muchas veces una cierta tendencia al aislamiento social.

Estas son señales que los adultos deben interpretar y establecer las acciones que permitan evitar los daños en los niños.

Ing. Fabián H. Montefinal
Gerente General
Excelan Automación S.A.
email: fmontefinal@excelanautomacion.com.ar
www. excelanautomacion.com.ar

noticias relacionadas