ACUMAR realiza actividades culturales por el 109° aniversario del Puente Transbordador

Para conmemorar su inauguración, el organismo a cargo del saneamiento del Riachuelo lleva adelante visitas guiadas, talleres y obras de teatro con temática ambiental en el Puente, que volvió a abrir al público en el marco del circuito turístico sostenible entre La Boca e Isla Maciel. El próximo sábado 3 de junio habrá un festival de Cumbia en Avellaneda.

El Puente Transbordador Nicolás Avellaneda recobró la vitalidad que había perdido en los años ‘60. Ahora, todos los viernes y sábados de 10 a 16 horas, la comunidad puede acercarse a las dos Estaciones de Promoción e Interpretación Ambiental de ACUMAR, emplazadas en ambas riberas del río Matanza Riachuelo, en el barrio de La Boca, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y en Isla Maciel, del Municipio de Avellaneda.

La reapertura se dio en el marco del proyecto “El puente y sus dos orillas” impulsado por ACUMAR y el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, Vialidad Nacional y el Municipio de Avellaneda, que busca erigirse como puntal de un nuevo circuito turístico entre el tradicional barrio de La Boca y la Isla Maciel.

Al cumplirse el aniversario 109º del Puente, durante el mes de mayo acompañamos el cruce con actividades culturales que incluyeron talleres de dibujo, obras de teatro, orquestas, circo, poesía con temática ambiental y un maratón de remo organizado por el centenario del Club Regatas Almirante Brown.

“La reactivación del Puente Transbordador para ser utilizado por la comunidad y la puesta en valor de ambas orillas es el reflejo del trabajo que venimos realizando en el saneamiento de la Cuenca. En este nuevo aniversario, pudimos materializar un circuito turístico que recupera la relación de la gente con el río, y por lo tanto, con su cuidado”, aseguró el presidente de ACUMAR, Martín Sabbatella.

Para festejar el aniversario del Puente, el sábado 3 de junio se presentará el Camión Cultural con un festival gratuito de cumbia santafecina, en las calles de Isla Maciel. ACUMAR organiza junto al Ministerio de Cultura de la Nación y el Municipio de Avellaneda.

“Estamos orgullosos de formar parte de este nuevo aniversario del Puente Transbordador, una estructura única en América del Sur que, gracias al compromiso de la actual gestión, recuperó su valor simbólico y su razón de ser. Desde Vialidad Nacional realizamos una obra de puesta en valor de sus pasarelas peatonales y aseguramos su funcionamiento todos los viernes y sábados, pudiendo ser utilizado por 25 personas en cada viaje, saliendo de cada orilla cada 30 minutos entre las 10 y las 16 hs”, manifestó el administrador general del organismo vial, Gustavo Arrieta, y agregó: “Desde que volvimos a ponerlo en marcha en enero de este año, la repercusión en la ciudadanía en general y en vecinos y vecinas de esta zona fue muy favorable, tanto en términos culturales como turísticos y de desarrollo local”.

En tanto la subsecretaria de Calidad, Accesibilidad y Sustentabilidad del Turismo Nacional, Inés Albergucci, destacó la importancia del trabajo conjunto entre los organismos involucrados en la iniciativa, y expresó: “Este aniversario del Puente Transbordador, que es el único de Sudamérica y uno de los ocho del mundo, es una gran oportunidad para subrayar el aporte que puede hacer el turismo a la generación de empleo y promoción del desarrollo local con una propuesta que otorga una nueva perspectiva del patrimonio cultural, arquitectónico, histórico y natural presente en la zona”.

 

La Historia del Transbordador

El Transbordador es un Monumento Histórico Nacional y uno de los últimos ocho puentes transbordadores todavía en pie en el mundo.

Fue construido por la empresa Ferrocarril del Sud, inaugurado en 1914 y, desde entonces, es considerado un ícono de la Ciudad de Buenos Aires y Avellaneda, protagonista de infinidad de postales, pinturas, películas y fotografías de la ciudad, y señalado como uno de los paisajes más emblemáticos de Buenos Aires junto con el Obelisco.

El puente llegó a transportar hasta 17 mil trabajadores por día, que hacían el cruce entre ambas orillas mediante su barquilla colgante, para ir y venir entre la infinidad de fábricas, astilleros y comercios ubicados en sus alrededores.

En los años ’60, con el cierre progresivo del puerto, y la inauguración del nuevo Puente Avellaneda (1940), dejó de funcionar y desde entonces permaneció abandonado.

En 1993 estuvo a punto de ser desguazado y vendido como chatarra por decisión del Gobierno Nacional, pero fue salvado por una campaña iniciada por el arquitecto Carlos Mario Pasqualini, vecino de la Boca, junto a distintas asociaciones vecinales, que lograron evitar el desmantelamiento.

Su mecanismo siguió sin funcionar hasta que, en 2013, Vialidad Nacional inició las obras de restauración, en el marco de los trabajos de recuperación ambiental de la Cuenca Matanza Riachuelo llevados adelante por ACUMAR. Las obras fueron terminadas en 2017.

En 2023 el Transbordador volvió a abrir al público con fines turísticos por iniciativa de ACUMAR junto con el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, Vialidad Nacional y el Municipio de Avellaneda.

noticias relacionadas