Abbas, en la ONU: «Palestina está en su situación más crítica desde 1948»

El presidente de Palestina dijo en las Naciones Unidas que la situación de los territorios palestinos ocupados, incluido Jerusalén Este, es «la peor y más crítica» desde la creación del Estado de Israel.

En una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos celebrada hoy, Abbas dijo que llegó el momento de que la comunidad internacional «hable sobre la justicia de la causa palestina, adopte mecanismos y procedimientos en favor de la justicia para mi pueblo» y -en un pedido especial al Consejo de Seguridad- clamó por «un régimen internacional de protección para el pueblo palestino».

El presidente palestino subrayó que la condición de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Este, es «la peor y más crítica desde el año 1948, como consecuencia de la continua ocupación israelí y sus prácticas» por lo que ese organismo internacional, sus agencias y organismos especializados, así como sus estados miembros deben «asumir su responsabilidad, antes de que sea demasiado tarde».

Abbas, según el discurso enviado por la oficina de prensa del presidente a los medios, también criticó «el uso de la fuerza sin sentido (por parte de Israel), los asentamientos, los castigos colectivos, la demolición de viviendas, las ejecuciones, la negación del otro».

Luego insistió, en que la seguridad y la estabilidad de esa conflictiva región «no se lograrán» mientras no se ponga fin a la ocupación israelí y no se consagre la independencia del Estado de Palestina, con Jerusalén Este como su capital -reconocida hasta ahora por 137 países-, y con las fronteras de 1967.

En los casi cincuenta años transcurridos desde entonces, pero particularmente en la última década, Israel multiplicó los asentamientos de colonos en los territorios palestinos, a los que dotó de caminos que son resguardados por su ejército, al tiempo que construyó un muro de separación que rompe con la continuidad de estos territorios.

Para Abbas, la estrategia israelí de aumentar las colonias judías tiene el objetivo de «presentar esto como hechos consumados y que queden anclados en un nuevo régimen basado en discriminación racial».

Acusó asimismo a los colonos de cometer diversos y graves crímenes contra los palestinos, incluyendo asesinatos, y de gozar de impunidad gracias a la protección que les brindan las fuerzas israelíes.

«Israel vulnera sistemáticamente los derechos humanos (de los palestinos), el derecho humanitario internacional y actúa como un Estado por encima de la ley, al que no se le puede castigar ni tomarse por responsable», declaró en su discurso.

Hasta ahora la espiral de violencia dejó al menos 58 palestinos muertos (un tercio de ellos autores de apuñalamientos según la versión israelí y, el resto por fuego israelí en disturbios), once israelíes en ataques palestinos y un eritreo.

noticias relacionadas