Malcorra será candidata a la secretaría General de la ONU

La canciller Susana Malcorra viajará a la ciudad de Nueva York durante la primera quincena de junio, con el aval del presidente Mauricio Macri, para exponer ante un panel de Naciones Unidas en el marco del proceso de selección del nuevo Secretario General de la ONU.

Según anticiparon a Telam fuentes oficiales, el presidente Mauricio Macri “enviará en los próximos días la postulación de Malcorra para secretaria general”, que reemplazará al actual jefe de la ONU, Ban Ki-moon.

La decisión de la Casa Rosada de impulsar la candidatura de Malcorra ” ya está tomada”, y sólo resta avanzar en los pasos formales (la postulación de cualquier candidato la debe hacer un gobierno).

Si bien la designación del cargo será en noviembre próximo, el mes que viene comenzarán las exposiciones de los candidatos en Nueva York ante una comisión abocada a la selección.

Fuentes del Gobierno anticiparon a Telam que el turno de Malcorra -ex jefa de gabinete de la Secretaría General ONU hasta diciembre pasado- “será en la primera quincena de junio”.

El miércoles de la última semana Malcorra dejó abierta la posibilidad de candidatearse para este cargo, que hasta ese momento circulaba como una versión, al señalar ante una consulta periodística que “es una decisión que depende de Mauricio Macri”.

De todos modos, se trata de una postulación para la que deberá sortear varios escollos, ya que según una regla no escrita la secretaría general de las Naciones Unidas es ocupada de manera rotativa por el representante de un continente distinto cada cinco años, tiempo que dura el mandato al frente del organismo.

Si se considera que desde 1982 hasta la fecha, la dirección de la ONU estuvo ocupada por el peruano Javier Pérez Cuellar, el egipcio Butros Butros-Ghali, el ghanés Kofi Annan y el surcoreano Ban Ki-moon, el próximo secretariado debería estar en manos de un país europeo.

Sin embargo, los países pertenecientes a Oceanía nunca ocuparon la máxima representación del organismo, por lo que no se descarta que esta sea la oportunidad para que ese continente ocupe la secretaría general, sobre todo teniendo en cuenta que una de las demandas generalizadas es que sea una mujer la que suplante a Ban.

De esta forma, cobra fuerza la figura de Helen Clark, una dirigente política neozelandesa que marcó el camino de la igualdad de género en su país al ser la primer mujer en convertirse en primer ministro de Neo Zelanda (de hecho ejerció ese cargo durante tres mandatos consecutivos); y actualmente es la administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), el tercer cargo de importancia dentro de la ONU.

A su favor, la canciller argentina es una profunda conocedora del organismo multilateral, donde entre 2003 y 2015, desarrolló una destacada carrera, que incluyó ser la jefa de Gabinete de la secretaría general, designada en ese puesto en 2012 por Ban Ki-moon. Desde ese puesto, secundó al secretario general y fue la encargada de llevar adelante la agenda operativa que incluye la organización del Consejo Ejecutivo.

Si la candidatura cayera en el continente americano y se cumplieran los designios sobre una nueva conducción femenina, la diplomática argentina también tendría como competidoras a su par colombina María Ángela Holguín Cuellar, a Alicia Bárcena Ibarra, la mexicana que actualmente ocupa la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y a la ex vice presidenta de Costa Rica, Rebeca Gryspan Mayufis, que además fue secretaria general adjunta de las Naciones Unidas y actualmente ejerce la secretaría Iberoamericana.

Otro tema a tener en cuenta al evaluar las posibilidades de Malcorra es si su actual función como canciller le juega a favor o en contra para la aspiración de conducir la ONU.

Su designación al frente del organismo sería un reconocimiento explícito para el país, en especial para el gobierno nacional, por parte de los 192 países miembros, un consenso para el que Argentina deberá trabajar mucho.

A pesar de haberse alejado de la ONU para asumir como canciller, la visita de los principales líderes del mundo durante los primeros cuatro meses de gobierno de Cambiemos, tienen el sello de Malcorra y expresan sus último cuatro años de trabajo en la ONU, donde mantuvo trato frecuente con algunos de ellos.

Por otra parte, una eventual designación de la canciller argentina al frente de la ONU obligaría al gobierno a definir una nueva conducción para el Palacio San Martín.

En este sentido, tal como publicó Telam días atrás, durante la campaña electoral y previo a que Mauricio Macri designara a Malcorra, sonaban como posibles jefes de la diplomacia Fulvio Pompeo, el actual secretario de Asuntos Estratégicos de la jefatura de Gabinete de Ministros y el embajador en la Santa Sede, Rogelio Pfirter, que posee una prolífica carrera diplomática.

noticias relacionadas