El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro Rogelio Frigerio recorrieron la planta de AySA

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, recorrieron hoy la planta potabilizadora General San Martín de la empresa estatal Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) y ratificaron el objetivo del Gobierno de que todo el país disponga de agua corriente y cloacas en los próximos años.

 
«El desafío que asumió el presidente Mauricio Macri cuando lanzó el Plan Nacional del Agua es que dentro de cuatro años todos los argentinos tengan acceso al agua potable y al menos el 75 por ciento las cloacas», afirmó Frigerio luego de recorrer junto a Peña la planta modelo, ubicada en el barrio porteño de Palermo, y anunciar un concurso para la refuncionalización de dos edificios de la empresa.
«Eso nos obliga a trabajar junto a las provincias con mucha energía y productividad», añadió el ministro.
También participaron de la actividad el secretario de Obras Públicas, Daniel Chain, el presidente de AySA, José Luis Inglese, el vicepresidente, Alejandro Vivone, y el director general, Martin Heinrich.
Inaugurada en 1913, la planta San Martín cuenta con una capacidad de producción de 3,1 millones de metros cúbicos por día y ocupa una superficie de 28,7 hectáreas.
Es uno de los cuatro establecimientos potabilizadores más grandes del mundo que desarrolla procesos productivos de alta complejidad tecnológica y máxima seguridad y desde allí se distribuye agua potable a los habitantes de la ciudad de Buenos Aires.
Además, los funcionarios lanzaron un concurso nacional de arquitectos para recibir propuestas con el fin de refuncionalizar, con criterios de preservación patrimonial, dos edificios en los cuales se instalarán las nuevas oficinas centrales de la firma en esta emblemática sede.
Estuvieron también en el acto el secretario General del Sindicato de Trabajadores de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, y el presidente de la Sociedad Central de Arquitectos, Eduardo Beckinschtein.
Frigerio remarcó el «valor histórico y arquitectónico que tiene este lugar» y señaló que «el objetivo es conservarlo, mejorarlo y revalorizarlo».
Destacó, además, que esta obra «va a lograr mayor eficiencia en el manejo de todos los recursos de la empresa y disminución de costos».
En el mismo sentido, Chain resaltó el ahorro que va a significar esta iniciativa para la empresa y el Estado Nacional y aseguró que en menos de cuatro años la inversión realizada estará amortizada.
El concurso se realizó a través de un convenio suscripto entre AySA y la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) con el objetivo de refuncionalizar las oficinas centrales de la empresa.
El emprendimiento permitirá reducir el costo de alquileres de la firma, al contar con un inmueble de oficinas propio, y otorgará premios de hasta 700 mil pesos para el proyecto que obtenga el primer premio.
El proceso de potabilización se inicia con la captación del agua del Río de la Plata a través de una torre ubicada a 1200 metros de la costa y conducida a la planta por medio de un conducto de 5,4 metros de diámetro.
El agua que ingresa a la planta alimenta las distintas cámaras de aspiración de las bombas elevadoras, donde ocurre una primera fase de potabilización por gravedad, atraviesa luego un proceso de coagulación, decantación y filtración para su desinfección y, finalmente, es depositada en tanques donde se le adiciona las últimas sustancias para ser distribuida a la población mediante ríos subterráneos.

noticias relacionadas