El Dr. Ferrando disertó sobre el tema «Cómo midió el tiempo el hombre a lo largo de la historia»

La charla fue organizada por SADE Surbonaerense, Delegación Avellaneda.

Desde el principio de la humanidad el hombre tuvo la necesidad y la inquietud de «envasar» el tiempo. A ello se refirió, en una amenísima charla en la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Avellaneda y organizada por SADE Surbonaerense, Delegación Avellaneda , el contador Jorge Omar Ferrando
He aquí algunas de las interesantes notas de la disertación.

Los musulmanes tienen un ciclo de treinta años; un período de 19 años de 354 días y otro de 11 de 365 días.

Innumerables criterios se han usado para medir el tiempo, en realidad bastante desprolijos. Comenzando por el principio, la primera medición de los hombres primitivos fue el día.

Posteriormente se tuvo en cuenta para medir el mes, el tiempo que tarda la luna en mostrar sus cuatro fases o sea 29 días, 12 horas, 48 minutos… que fue el primer Calendario Lunar.

Rómulo funda Roma en – 735 y crea un calendario lunar de mayo a diciembre y Numa Pompilio le agrega los dos meses que faltan.

Julio César adopta el Calendario Egipcio pero al séptimo mes le cambia el nombre por el suyo: Julio, lo mismo hace su sucesor Octavio Augusto que al octavo mes lo denomina Agosto.

El Concilio de Nicea en 325 decide que la Pascua comience el primer domingo siguiente a la primer luna llena después del equinoccio de primavera.

El 21 de diciembre es el equinoccio de invierno y de ahí en más comenzaban las saturnales que eran unas fiestas paganas que comenzaban el 21 de diciembre y que duraban 10 días en los que había todo tipo de descontroles. Para contrarrestar estos excesos la Iglesia adoptó el 25 de diciembre como Día de Navidad
Finalmente en el siglo XVI el papa Gregorio promulgó la necesidad de una nueva reforma teniendo en cuenta la duración exacta del año de 365 días 48 minutos y 46 segundos y el mes de 29 días, 12 horas, 44 minutos Surgió entonces la necesidad de corregir el desfasaje de los años bisiestos, un año normal tiene 365 días, los bisiestos 366, excepto los divisibles por cien, pero sí son bisiestos los divisibles por 400.

Como curiosidad el contador Ferrando acotó que los sumerios contaban los meses usando los dedos de la mano derecha. El pulgar servía como indicador y con él se contaban las falanges de los restantes o sea 12. El mismo método se usaba para contar los años pero con la mano izquierda.

Un nutrido aplauso celebró la original charla. A continuación la coordinadora del acto, Marta Arrieta, presentó a dos socios nuevos: Alina Cano y Alberto Pena
Luego presentó el número 6 de la revista «La Fuerza de la Pluma» editada por la Delegación Avellaneda de factura y contenido impecable y los autores presentes leyeron sus trabajos.

Finalizó el encuentro un ameno brindis.

Margarita Muñoz

noticias relacionadas