Convenio para aplicar un método de alfabetización cubano en Avellaneda

Fue firmado entre el intendente Ferraresi y la fundación «Un Mundo Mejor es Posible». Es el programa «Yo sí puedo», que ya se instrumenta en otras ciudades y provincias del país. La enseñanza se realiza a través de medios audiovisuales

El intendente de Avellaneda, ingeniero Jorge Ferraresi, firmó un Convenio con la Fundación «Un Mundo Mejor Es Posible» (U.M.M.E.P. ), el cual tiene el objetivo de implementar de forma conjunta el Método de Alfabetización «Yo, Sí Puedo», que actualmente se lleva adelante en varias ciudades y provincias argentinas y que tendrá la finalidad de eliminar el analfabetismo en Avellaneda.

El acto se llevó adelante en el Salón de Actos «Eva Perón», del Palacio Municipal, y contó además con la presencia del coordinador cubano de dicha Fundación, Raul Troya, además de la responsable de dicho programa en Avellaneda, Mariana Pellegrino.

El jefe comunal destacó la puesta en práctica de este Programa y expresó: «Nosotros ponemos toda nuestra gestión a disposición para realizar aquellas políticas públicas que se vuelven necesarias», y agregó que la alfabetización es «una tarea impostergable para construir un país con igualdad de oportunidades y desarrollo».
Por su parte, Mariana Pellegrino destacó que «los alfabetizadores realizan un trabajo ad honorem, que hacen con la convicción y la solidaridad de poder construir una sociedad más igualitaria para todos y todas».

Las clases se dictarán en los barrios, ya sea en las Delegaciones Municipales, los doce Puntos Culturales con los que cuenta Avellaneda, además de otras instituciones sociales, evitando de esa manera que los vecinos deban trasladarse a grandes distancias.

El método cubano
La coordinadora de «Yo sí puedo», Mariana Pellegrino, dijo que «este es un método mediante el cual se alfabetizó gran parte de la población de Cuba y ya está funcionando en varias provincias y municipios argentinos».

Con respecto a Avellaneda, Pellegrino detalló que «según el censo nacional tenemos más de 3.400 analfabetos entre los puros, personas que nunca aprendieron a leer ni a escribir, y los analfabetos por desuso, que alguna vez aprendieron pero por no utilizar la herramienta ya no lo saben hacer».

Asimismo, destacó que «hay familias enteras que no saben escribir, existe una población joven analfabeta que tal vez realizaron algunos años de la escuela primaria pero luego abandonaron, y hoy son adolescentes que no tienen la herramienta de la lecto escritura desarrollada».

Con respecto al programa, Pellegrino detalló que «este método entiende que todas las personas tenemos diferentes saberes y se parte de ello para poder aprender lo nuevo. Es decir, la mayoría de las personas conocen los números, por los billetes, monedas, líneas de colectivos; entonces se toman los números como base para codificar y combinar las letras».

«El programa tiene una primera parte audiovisual y luego el alfabetizador, que previamente es capacitado, conecta lo visto con actividades en cuadernillos. Depende de cada alumno pero en tres o cuatro meses se completa el proceso de alfabetización», concluyó.

noticias relacionadas