Aníbal: el Gobierno “no forma parte del proceso judicial” del caso Nisman

El jefe de Gabinete afirmó en ese sentido que el Ejecutivo “no puede conocer más que lo que sale en los medios» sobre la investigación y recalcó que «el Gobierno no tiene otro interés que no sea el que se llegue a la verdad jurídica objetiva».

Las declaraciones las formuló al ingresar a la Casa de Gobierno, donde consideró que las discrepancias que surgen entre los distintos peritos sobre la autopsia del fiscal fallecido «es una decisión entre los peritos de parte y los miembros del Poder Judicial, que tienen que estar poniéndose sobre el tapete para que se discutan las cosas de la forma más clara».

 
Para el jefe de ministros, lo que «quedó en claro» es que la pistola Bersa calibre 22, que le llevó a Nisman su asistente Diego Lagomarsino, «según él desarmada, luego la armó, luego le enseñó cómo se utiliza, pero no tiene rastros de ADN».

«Tanto para los peritos oficiales como para los peritos de parte, la pistola que Lagomarsino le entregara al doctor Nisman es la que le provocó la muerte, en eso estamos todos de acuerdo. La defensa de Lagomarsino debe estar sumamente preocupada por lo que acaba de decir la doctora Arroyo Salgado», indicó Aníbal Fernández.

 

Al brindar ayer los resultados de las pericias de la querella, la doctora Arroyo Salgado indicó como una de las conclusiones que la fecha de la muerte fue el sábado 17 de enero entre la tarde y la noche.

«Es la hora en la que estaba Lagomarsino en el departamento» del fiscal, indicó Aníbal Fernández.

Sobre la actuación en el caso del fiscal Gerardo Pollicita, quien impulsó la causa por encubrimiento a los iraníes acusados por el atentado a la AMIA que sostenía Nisman, dijo que sus argumentos son de «una endeblez fenomenal y basada en un sistema jurídico de análisis del delito que es absolutamente extraño a la justicia».

Opinó también que la Cámara Federal, que ahora deberá analizar la denuncia por encubrimiento realizada por Nisman y continuada por Pollicita «la única puerta que tiene para salir es la del derecho» ya que «la denuncia es un bochorno».

«Ninguna», respondió el jefe de ministros al ser consultado sobre «alguna posible complicación» por la denuncia en la cual se pide investigar al secretario de Seguridad, Sergio Berni, por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y por su presencia en la escena de los hechos tras la muerte de Nisman.
Recordó que Berni «declaró con absoluta claridad» ante la fiscal Viviana Fein y añadió que «para satisfacción de la fiscal le contó los hechos verdaderos que corresponden a la actitud de alguien que ésta al mando de la fuerzas de seguridad».

Añadió que el parte del prefecto Adolfo Aranda sobre la muerte de Nisman establece que fue «a las 22.53 y Berni llego a la una de la mañana».

En relación a la posibilidad de que la jueza federal Sandra Arroyo Salgado recuse a la fiscal Fein, reiteró que «el Gobierno no es parte de este proceso» y añadió: «no vi nada que hubiera para recusar y la fiscal recurrió a los peritos de la Corte, a los médicos forenses, y la autopsia la efectuó el Cuerpo Médico Forense con la presencia del decano y más prestigio no se le puede poner para que no haya dudas».

Asimismo, pidió «terminar» con las versiones respecto de eventuales presiones del Poder Ejecutivo en el caso.

noticias relacionadas