Suspenden a Omar Goye por su responsabilidad en los asaltos a supermercados

El Concejo municipal aprobó por amplia mayoría la suspensión del intendente de Bariloche e inició el proceso de revocatoria del mando, fundado en “ineptitud” y numerosas irregularidades en el primer año de su mandato.

La medida del Concejo fue apoyada por diez ediles de los bloques del Frente para la Victoria, Frente Grande, Partido Socialista, Sur y Partido Vecinalista para el Cambio; y contó con el solitario voto negativo de la representante radical.

La sesión extraordinaria comenzó a las 9.15 y se extendió por tres horas, cuando leyeron el proyecto de revocatoria con los exhaustivos fundamentos sobre la “ineptitud” de Goye para el cargo y las “numerosas irregularidades” cometidas durante el primer año de su mandato.

Luego los titulares de cada bloque y la presidenta del Concejo agregaron fundamentos a la medida adoptada, coincidiendo en la necesidad de garantizar la paz social en la ciudad e iniciar un proceso de recomposición institucional y social, seriamente afectado en los saqueos del 20 de diciembre pasado.

Las objeciones planteadas en la ordenanza de revocatoria, de 23 páginas de extensión, están planteados en siete causas centrales, referidas a la ineptitud e irregularidades invocadas, y además consigna en detalle intentos del Concejo y otras entidades por acompañar la gestión de Goye realizando correcciones al fallido rumbo adoptado.

La primera de las causales alude a “recurrentes ausencias por viajes”, en la que contabilizaron 90 días de ausencia en 242 días hábiles de 2012; entre las que destacan su viaje a Buenos Aires un día antes de los ataques a supermercados, cuando había expresado que existían posibilidades de que eso ocurriera.

Luego plantearon varias “irregularidades en la disposición de fondos (manejo de caja chica municipal)”; y “negligencia para la consecución de recursos propios del municipio”, en referencia al manejo de la publicidad en la vía pública, en el que resignó ingresos públicos y administró la cuestión sin observar normas.

Otro argumento se refiere al irregular pago retroactivo a funcionarios en diciembre de 2012, y en este caso incluso los
concejales sostuvieron que esta objeción implica “la comisión de un delito de acción pública”, en referencia al “peculado”.

También objetaron el alquiler de un edificio, con un pago anual superior al millón de pesos, sin realizar una previa licitación pública obligada; y señalaron la “falta de transparencia” al restringir el libre acceso a la información pública, en referencia a varias controversias con medios y el mismo Concejo.

La última causal tiene 7 incisos diferentes y es referida a la “flagrante ineptitud en la administración del Estado municipal”, en cuestiones referidas al incremento desmedido de la planta de empleados, viáticos, valores para la compra directa; la “incapacidad para formular equipos de gestión”, y su conducta en los hechos del 20 de diciembre.

Este último punto señala expresiones de Goye previas a los saqueos y critica su ausencia durante los desmanes, el no prevenirlos, ni actuar una vez desatado el conflicto. En este punto señalaron una decena de incumplimientos de la Carta Orgánica en los que incurrió durante esos días.

Los ediles también realizaron un minucioso análisis constitucional y jurídico para fundamentar la determinación, y detallaron la instrumentación de la revocatoria, con el referendum popular, que exige el aval del 10 por ciento del padrón, alrededor de 8.000 firmas.

Al respecto, establecieron un plazo de 30 días desde la confección de los “libros de firmas” oficiales para mantener vigente el referendum, y si resultara a favor de la revocatoria, la Municipalidad debe llamar nuevamente a elecciones en 30 días.

Luego de la sesión, el intendente suspendido convocó a la prensa y afirmó que dejará el cargo apenas reciba la notificación formal, y anunció su intención de presentar los descargos previstos en el término de diez días, y hacer campaña contra la revocatoria en el referendum.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien junto al senador Miguel Pichetto expresó las primeras opiniones contra la continuidad de Goye en el gobierno, manifestó hoy su conformidad con la decisión del Concejo y sugirió públicamente al intendente que renuncie “por el bien de Bariloche”.

Alrededor de las 15.40 Goye fue notificado de la suspensión, entregó las llaves de la Municipalidad y se retiró, tras lo que Martini se hizo cargo de la Intendencia formalmente.

noticias relacionadas