Respaldo de docentes, jóvenes y organizaciones sociales al plan Progresar

Docentes, referentes de organizaciones sociales y jóvenes destacaron hoy el lanzamiento del plan Progresar, que a través de un incentivo económico universal promueve la continuidad de los estudios de los chicos de 18 a 24 años, porque “hay que poner el foco en ellos que son los que más lo necesitan”.

“Sin educacion no hay futuro para nadie y el plan Progresar nos viene muy bien porque hoy (Villa) Soldati está muy bajo en la inserción educativa, y esto ayuda al trabajo de las organizaciones sociales como incentivo para que los chicos puedan volver al colegio”, destacó Mónica Ruejas, presidenta de la junta vecinal del barrio Los Piletones.

La dirigente social contó a Télam que “con la junta vecinal de Piletones logramos tener el Bachillerato Popular, y estamos acompañando el esfuerzo de la Presidenta con los mismos docentes, que ayudan a los chicos y madres jóvenes a hacer los trámites”.

“Los chicos también tienen la problemática de la adicción al paco, así que esta es parte de la verdadera reinserción para los pibes que salen de estar presos o de recuperarse”, celebró.

El programa Progresar, que fue anunciado ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, está orientado a jóvenes de entre 18 y 24 años que no estudian, no tienen trabajo o tienen uno informal, con remuneración menor al salario mínimo, de 3.600 pesos, por lo cual recibirán un estímulo de 600 pesos a cambio de cursar algún nivel educativo o hacer cursos de oficio.

“Estoy de acuerdo con poner el foco en estos chicos que son los que más lo necesitan. Con esta política tendrán un incentivo más para terminar el secundario o formarse en algún oficio”, dijo a Télam Alejandra Farías, docente del partido bonaerense de San Fernando, que está en permanente contacto con la problemática de los jóvenes del populoso distrito del conurbano.

Farías contó que “muchos de ellos tienen empleos, pero la mayor parte son puestos precarios: meseras las chicas y bacheros o playeros de estaciones de servicio, los varones”, por lo que este incentivo “podría ser un complemento”.

Para la docente e investigadora Irene Raigorovski, que trabaja en el nivel terciario del conurbano bonaerense, “es absolutamente positivo que estos jóvenes puedan realizar una experiencia de formación que les permita acceder a mejores puestos de trabajo”.
Raigorovski opinó que Progresar “genera una oportunidad que debería anclarse en las institucines barriales y educativas aunque no deberían ser recargardas sino fortalecidas para poder llevar adelante las trayectorias que se abran para este fin”.

Patricia Veltri, profesora de Lengua y Literatura de las localidades cordobesas de Carlos Paz y Tanti, dijo a Télam que “los chicos de esa edad suelen trabajar en turismo, gastronomía, heladerías y cadenas de locales regionales, con sueldos paupérrimos y una carga horaria de más de diez horas”.

“En esas condiciones es poco probable que puedan seguir estudiando; los chicos manifiestan desgano por falta de oportunidades y recursos para continuar”, dijo la docente, que reivindicó “toda oportunidad para avanzar en la educación”.

El Programa contempla la situación de jóvenes con hijos, a quien el Estado les facilitará guarderías infantiles, que estarán a cago del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Para las mamás jóvenes esta posibilidad “es fundamental, porque ellas necesitan tener garantizado el cuidado de sus hijos para estudiar y trabajar”, señaló a Télam la socióloga Cecilia López Chapato.

La especialista realizó hace dos años un trabajó en terreno con 500 mujeres de sectores populares para identificar sus problemáticas fundamentales, de las cuales “el 80% eran jóvenes con, por lo menos un hijo, que habían dejado la escuela cuando se embarazaron”, por lo que el cuidado de los niños “es básico para que las chicas puedan concentrarse en otros proyectos”.

Rocío, de 21 años y estudiante de Farmacia en la Universidad de Buenos Aires, celebró el anuncio porque “es el Estado el que le da la posibilidad a otros chicos de que puedan estudiar como lo hago yo”.

“El Progresar significa más inclusión y me pone feliz saber que este año probablemente tenga más compañeros que estudien lo mismo que yo, que es algo que me apasiona”, destacó la estudiante.

Leonardo, profesor de Taller de Redacción Periodística en la carrera de Periodismo de la Facultad de Lomas de Zamora, sostuvo que “si bien se incrementó la matrícula en estos últimos años, si hay un refuerzo como el que propone Progresar, estimo que muchos chicos más podrán acceder a las carreras universitarias”.

El docente sostuvo que vio “situaciones de deserción en la facultad que se deben a la falta de tiempo por carga laboral, o por falta de recursos”, e incluso “por mamás que no tienen en dónde dejar a sus hijos y los llevan también a clases”.

Para la referente de la Villa 21-24, Zunilda Martínez, Progresar “hace que nuestros jóvenes vuelvan a tener esperanzas”.

“Con este programa nos garantizamos que los pibes presenten certificado de estudios y se hagan controles médicos, lo que nos asegura que va a haber una continuidad; nosotros tenemos un Anses en el barrio y vamos a ayudar con relevamientos para que el programa llegue a las 58 manzanas de la villa”, subrayó.

noticias relacionadas