Para el jefe de la Federación Agraria, el discurso en la Rural fue «innecesariamente provocador»

El titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, criticó ayer el «tono» del discurso que pronunció Hugo Biolcati el sábado pasado y consideró que «hay un contenido y un tono innecesariamente provocador”.

El dirigente dijo a radio La Red que “hay que rescatar que la Sociedad Rural hizo una autocrítica” y que “por fin aparece en un discurso de la Rural”.

Sin embargo agregó que “hay un contenido y un tono innecesariamente provocador” en el discurso de Biolcati y eso permitió “agudizar tensiones entre el campo y la ciudad”.

“Biolcati puede hablar de la pobreza pero no convence y ahí Aníbal Fernández se monta”, subrayó Buzzi y completó: “Habría que explicar que hay productores y productores, el campo no es un sector de privilegio en su conjunto y que además es fuente de empleo, que tiene que ver con las exportaciones y con todo lo que significa, pero así entramos en una polémica que no nos conviene”.

“La Sociedad Rural y nosotros tenemos procesos diferentes y orígenes distintos. En la dictadura nosotros éramos los exiliados y los desaparecidos”, comparó en relación a las diferencias entre ambas entidades.

“Lo que pasa es que después hubo un 2008”, indicó el dirigente y explicó que “la Mesa de Enlace no fue un producto planificado y estratégico por definición, nos unió el espanto, nos agredieron y nos tuvimos que juntar”.

“El exceso de protagonismo de Biolcati cayó mal en algunos sectores”, asumió el titular. “A mí no me preocupa el protagonismo, pero lo que si me preocupa es como nos ve la sociedad, quiero ubicar y centrar mejor la discusión de estos días, que es el tema de las retenciones, qué tipo de política agropecuaria tenemos”, añadió.

“Hoy nadie puede decir retenciones cero para todos, pero tiene que haber cambios para otros productores”, acentuó.

Buzzi se refirió al discurso con el que Biolcati inauguró la exposición la 124 Exposición Agropecuaria en Palermo y que causó rechazo desde distintos sectores de la sociedad.

El ruralista había dicho, entre otras cosas, que «el Estado es un predador insaciable», y reivindicó que «en el Centenario la Argentina era el granero del mundo».

noticias relacionadas