Ordenaron la detención de Ricardo Jaime

El juez federal Claudio Bonadío ordenó hoy la detención del ex secretario de Transporte de la Nación Ricardo Jaime luego de procesarlo por un caso de supuesta corrupción en la empresa Belgrano Cargas y al entender que, por el cúmulo de investigaciones en su contra -cuatro ya elevadas a juicio oral- hay riesgo de que se fugue.

Entre los argumentos para detener a Jaime, Bonadío resaltó que “sus vínculos con altos funcionarios del Estado al haber formado parte del gobierno actual, de continuar en libertad podrían entorpecer el accionar judicial y en consecuencia el descubrimiento de la verdad”.

La orden de detención de Jaime -quien así será el primer funcionario kirchnerista en ir preso- fue impartida a la Policía Federal en los domicilios del ex secretario en Villa Carlos Paz, Córdoba (el que registra en el expediente) y en Puerto Madero, donde reside cuando está en esta ciudad, pero hasta esta noche su paradero era incierto, luego de que no se lo hallara en su provincia.

La defensa de Jaime -que dejó trascender que está en el país- presentó una exención de prisión para que continúe en libertad, pero Bonadío la rechazó y los abogados del ex funcionario trabajaban en la apelación a la Cámara Federal. En ese marco las fuentes señalaron que Jaime no se presentará hasta que se conozca la resolución del tribunal de alzada.

Jaime fue secretario de Transporte desde 2003, cuando asumió Néstor Kirchner la Presidencia, hasta 2009, cuando dejó el cargo en la gestión de Cristina Fernández, luego de que el oficialismo fue derrotado en las elecciones legislativas de ese año.
“Ricardo Raúl Jaime tiene varias causas en trámite, cuatro de ellas ya en la etapa de juicio, por lo que estimo que en caso de ser condenado en estas actuaciones, la misma no podrá ser de ejecución condicional -art. 26 ‘a contrario sensu’ del C.P. (Código Penal)-, lo que hace presumir que de seguir en libertad intentará eludir la acción de la justicia”, consideró el juez para ordenar su detención.

Jaime fue elevado a juicio por la tragedia ferroviaria de Once, en dos causas por recibir dádivas de empresarios del transporte a los que debía controlar y por sustraer prueba en una causa en la que era investigado y cuyo proceso oral y público comenzará el próximo 30 de julio en Córdoba.

Además, “tiene más de 20 causas abiertas”, explicó Bonadío, entre las que citó la de presunto enriquecimiento ilícito en la que el fiscal Carlos Rívolo pidió su indagatoria.

Bonadío fue quien envió a Jaime a juicio oral en la causa por la tragedia de Once y por las dádivas que, según determinó la Justicia, recibía de Claudio Cirigliano -ex dueño de TBA y quien también será juzgado por el desastre ferroviario- en pasajes de avión.

El magistrado citó fallos de la Cámara Federal y de la de Cámara Federal de Casación Penal para avalar su decisión.

Ahora Jaime fue procesado con prisión preventiva por el delito de “defraudación por administración fraudulenta, cometido en perjuicio de una administración pública” -que tiene una pena de dos a seis años de prisión- por ordenar en 2003 el supuesto sobrepago de 2,3 millones de pesos para la rehabilitación del corredor ferroviario
Tucumán-Concepción.

Por el mismo delito también fueron procesados José Pedraza, el preso ex titular de
la Unión Ferroviaria y director suplente de Belgrano Cargas; su esposa, Graciela Coria, ex presidenta de Belgrano Cargas; el ex vice de esa empresa Angel Staffaroni; el ex interventor de la Comisión Nacional de Regulación Pedro Ochoa Romero y el italiano Luigi Cappelli, presidente de la empresa SOE, que administraba Belgrano Cargas.

Cada uno de ellos recibió un embargo de tres millones de pesos sobre sus bienes. Pedraza está condenado a 15 años de prisión y preso en la cárcel de Ezeiza por el crimen de Mariano Ferreyra y el juez ordenó su prisión preventiva.

noticias relacionadas