«No podemos vivir en una sociedad en que unos cumplan la ley y otros la violenten»

La presidenta Cristina Fernández aseguró que «de qué cepo del dólar están hablando, lo único que hay es cepo democrático para el cumplimiento de la ley».

La presidente Cristina Fernández aseguró este miércoles que «la ley debe ser igual para todos, no podemos vivir en una sociedad en que unos cumplan la ley y otros puedan violentarla», al hablar por cadena nacional en el marco del tercer aniversario de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

«Me dirijo como Presidenta de todos los argentinos a todos aquellos que tienen responsabilidades institucionales en los tres poderes del Estado; la ley debe cumplirse para todos», pidió Cristina en su discurso, en el Museo del Bicentenario, contiguo a la Casa de Gobierno.

«La Ley debe ser igual para todos, no podemos vivir en una sociedad en que unos puedan cumplir la ley y otros violarla, o lo que es peor aún, violentar los organismos de la Constitución para lograr designaciones o evitar designaciones que son las que establece la ley», remarcó la presidenta.

Aunque aclaró que «tenemos que estar contentos, tenemos que tener alegría igual, hemos logrado muchísimas cosas y vamos a seguir logrando muchas otras».

Cristina Fernández estuvo acompañada por el vicepresidente Amado Boudou, el jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina; el titular del AFSCA, Martín Sabbatella, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.

Además asistieron ministros, gobernadores, legisladores y militantes políticos que colmaron las instalaciones del Museo del Bicentenario.

El acto se realizó en el tercer aniversario de la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que puso fin así una norma de la última dictadura militar.

En el inicio de su discurso, dijo: «Es una fecha muy especial, se cumplen tres años de la sanción y promulgación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, una auténtica creación de la sociedad argentina, ya que no fue un proyecto del Poder Ejecutivo, no fue de un legislador, fue una construcción colectiva».

Especificó la mandataria que hasta ahora «5 mil licencias tiene otorgado el Estado argentino en radio y televisión, de las cuales 45 mil pertenecen» a distintos sectores, pero hay otras «500 divididas, 250 en 25 grupos y otras 250 en un solo grupo» monopólico.

«Hemos logrado mucho en estos tres años -mencionó Cristina Fernández-; la generación de nuevas productoras, nuevos contenidos, nuevos emprendimientos y nuevos puestos de trabajo».

Al referirse al discurso de introducción formulado por Sabbatella, detalló que «él hablaba de un 7 de diciembre» próximo, fecha que «la Corte en un fallo ha marcado» como tope «para el proceso de adecuación» a la normativa.

«El día 7» vence el plazo «y el 8 hay que cumplir pero no vas a poder cumplir porque es el día de la Virgen», le dijo Cristina luego a Sabbatella, marcando que es feriado, por lo que será «el día 10, día de los Derechos Humanos Universales, nada más ni nada menos».

Sostuvo que «hemos visto medidas judiciales y jueces puestos a dedo, pero en las últimas semanas hemos visto cómo se intenta frustrar un organismo de la Constitución; que el Consejo de la Magistratura no pudiera designar los jueces».

En ese sentido, la presidenta defendió «el principio del juez natural que hace al debido proceso», y agregó que los magistrados «deben ser los jueces naturales».

Cristina Fernández reafirmó que «la inmensa mayoría está dentro de la ley y quiere vivir dentro de la ley» y repitió que «hay 2500 titulares que están dentro de la normativa».

Precisó asimismo que «hay 25 grupos que han reconocido la autoridad del AFSCA», y recordó que la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual «comenzó siendo un desafío si la sociedad argentina podía darse una nueva ley de medios que podría asegurarse la pluralidad».

Pero subrayó que «lo han transformado en otra cosa, ya no en un desafío ver si podemos ser más plurales, es un desafío a la democracia misma, si realmente puede haber un grupo económico que esté por encima de los tres poderes del Estado».

«Esto es un desafío muy grande -remarcó Cristina Fernández- porque la Constitución de la democracia tiene que ver con este reconocimiento, pero se entronca también con la pluralidad».

Resaltó que «este proyecto que llevamos a cabo desde 2003 no ha afectado los derechos, al contrario, ha tenido la virtud de ampliarlos, y no ha sido mermándoles derechos a otros».

Seguidamente, dijo que aspira «a un país con mucho amor, a un país donde haya discusión y debates pero con argumentos, sin posiciones apocalípticas, que no se nieguen todas las conquistas que hemos logrado como la asignación universal por hijo».

Respecto de Sabbatella, apuntó: «Tengo una gran confianza en la labor de Martín y su equipo al frente del AFSCA; lo sé un hombre comprometido, no hace falta pertenecer a un mismo partido, tenemos que comprender la necesidad de ampliar nuestra bases de sustentación».

En otro orden, la presidenta insistió en que «quien tiene la iniciativa tiene el derecho si no la obligación y el mandato de cumplir con las cosas para la cual nos votaron».

Repitió que hay que respetar «la Constitución, respetar una ley que es igual para todos».

«La ley es para todos; yo quiero vivir en ese país, y es éste mi país», finalizó Cristina Fernández.

noticias relacionadas