“Las consultoras privadas conspiran contra los argentinos», dijo Aníbal Fernández en el Senado

El jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, fustigó los índices de precios realizados por consultoras privadas, al sostener que «revolean» los números, y consideró que lo que hacen esas empresas «es conspirar contra los argentinos».

Fernández también ponderó la mejora en los haberes jubilatorios al asegurar que pasaron de “150 a 1.227 pesos”; al tiempo que elogió las políticas de lucha contra las drogas y de radarización del espacio aéreo argentino.

“El índice de precios al consumidor no es el índice de costo de vida. Es un número de referencia. Se usan los 440 productos publicados en el INDEC, pero en lugares secretos. Todos los días van y se levantan los precios y se necesita un ejército para hacer eso porque sino es imposible”, manifestó.

Fernández agregó que “ninguna de las consultoras puede hacer” lo mismo, y señaló que el índice que publican “lo revolean, no lo calculan”.

“Es como la Coca-Cola: la fórmula es secreta. Le mienten al pueblo argentino y le afanan al que les paga. Por eso sancionamos a los que hacen eso”, sentenció.

Por otra parte, Fernández también mencionó que la mejora en la situación de los jubilados «ha sido uno de los ejes centrales de nuestro Movimiento Nacional Peronista», y de los gobiernos de Néstor y de Cristina Kirchner.

El jefe de Gabinete recordó que «entre 2003 y 2008 los haberes jubilatorios tuvieron 11 aumentos y pasaron de 150 a 690 pesos», y puso de relieve que «en ese mismo lapso se fijaron cinco incrementos en el resto de los haberes».

En ese sentido, agregó que a partir de octubre de 2008, con la sanción de la ley de movilidad jubilatoria impulsada por el Poder Ejecutivo, que establece dos aumentos por año, el haber mínimo de sector pasivo ascendió a 1.227 pesos en marzo pasado y la cobertura del sector «pasó del 68 por ciento en 2004 al 90 por ciento en 2010».

El jefe de Gabinete respondió, durante cuatro horas, las preguntas hechas por los senadores de la Nación en un procedimiento inédito de preguntas y respuestas ya que, anteriormente, los informes tenían como columna vertebral una alocución del funcionario de una hora y algunas repreguntas de algunos legisladores.

Fernández, acompañado por su vicejefe de Gabinete, Oscar González, interactuó con los senadores sentado en el centro del recinto valiéndose de una tablet informática digital para encontrar los datos de números, leyes o artículos de la Constitución que citó.

Durante su informe, Fernández también defendió la utilización de subsidios a los servicios públicos al decir que el “interés es mejorar la calidad de los servicios”.

Por otra parte, el funcionario manifestó que la política antidroga del gobierno nacional es exitosa al decir que “nadie decomisó” tantos estupefacientes como la actual administración.

En ese sentido, aseguró que en 2013 “el cien por ciento del territorio argentino va a estar cubierto” por el servicio de los radares aéreos.

De todos modos, aseguró que “poner un radar no es un hecho mágico para resolver el problema del tráfico de droga” al tiempo que dijo que el gobierno nacional está en contra del proyecto de Ley de Derribo de aeronaves sospechosas que se presentó en Diputados.

“No me imagino que a cualquier avión que ingrese al cielo argentino e intimado como lo establece la ley a aterrizar, alguien se anime a dar la instrucción” de abrir fuego, y manifestó: “este gobierno está en contra de la pena de muerte”.

“Estaríamos condenando a la pena de muerte a todos los pasajeros de esa aeronave. Hay que usar la política de inteligencia criminal”, enfatizó.

Por otra parte, Fernández defendió la política exterior de la Argentina y su “compromiso con la América morena”, al tiempo que señaló que la relación con el mundo y con los “países centrales” es “la mejor”.

La sesión especial finalizó con las palabras de los jefes de los principales bloques de la Cámara alta.

Tanto el peronista federal Adolfo Rodríguez Saá como el radical Gerardo Morales llamaron la atención al funcionario por no cumplir con el artículo 101 de la Constitución Nacional que lo obliga a brindar su informe una vez por mes alternativamente a cada Cámara del Congreso Nacional.

La última vez que Fernández estuvo en el Congreso fue en noviembre del año pasado en Diputados. Antes, en junio, había visitado el Senado.

No obstante, Morales también lo criticó porque el jefe de Gabinete no respondió algunas de las casi 400 preguntas que se le enviaron el mes pasado al tiempo que cuestionó la realidad del INDEC, la lucha contra las drogas, la situación de la educación y el pasivo de Aerolíneas Argentinas.

“Hay cosas que el gobierno está haciendo bien, pero que no niegue la inflación, ni que estamos perdiendo calidad educativa.

Esto no afecta sólo al Frente para la Victoria, afecta a toda la sociedad”, sentenció Morales.

El presidente del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, acusó a la oposición “de impedir la acción del gobierno”, y agregó que “no hay Presupuesto por la acción obstructiva, destructiva y negligente” del antikirchnerismo.

Por otra parte, aseguró que “el jefe de gabinete vino responsablemente y respondió responsablemente” todas las preguntas, al tiempo que sentenció: “contestamos todos los temas”.

noticias relacionadas