Las claves del plan contra el hambre que lanzaron Alberto Fernández y Daniel Arroyo

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, presentó hoy un programa que traza una ambiciosa meta de gobierno: combatir y erradicar el hambre en la Argentina. 

Detrás de la propuesta aparece la figura del exministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, quien detalló punto por punto el programa de “Argentina sin Hambre”, a la cual la definió como una “política de Estado de verdad”, en el cual funcionará un Consejo conformado por diferentes actores sociales y el Estado en sus tres niveles.

“La Argentina ha pasado una línea y ha quebrado algo que no se vivió en otro momento. Que los alimentos todo el tiempo suban, no ha pasado. Por eso lanzamos una gran convocatoria para resolver el problema del hambre en la Argentina”, introdujo el ex funcionario de Daniel Scioli.

Se trata de la búsqueda de una solución para un problema recurrente que se agravó en los últimos años. Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica, sólo en el último año, “un 13% de los niños/as pasó hambre, y casi un 30% se vio obligado a reducir su dieta”.

 

-Una canasta básica tiene que ser accesible: Consiste en la Ley de Góndolas y en el Desarrollo de los centros de comercialización para los pequeños productores. El objetivo es que los alimentos lleguen a las poblaciones más pobres.

-Fortalecer la cadena de comercialización:  busca generar mecanismos para “federalizar” ese proceso. En palabras de Arroyo, para que “las familias vuelvan a comer a su casa”.

-Acompañamiento del Estado: La herramienta más utilizada será la tarjeta de alimentos para que ninguna familia se quede sin la posibilidad de acceder a la comida. Por otro lado, se realizará un seguimiento para mejorar la “calidad nutricional de las familias”.

-Un “gran plan federal”: participación de las provincias y los municipios.

-Infraestructura básica: Arroyo advirtió que no puede haber una política alimentaria si no se soluciona el problema del agua y otros servicios básicos. “No puede haber hambre en un país que produce alimentos”.

noticias relacionadas